El Ayuntamiento de Cabezón de la Sal se niega a subvencionar la revista Cantárida

Daniel L.
| 21.02.2014

Según denuncia Emilio Carrera, miembro del comité de redacción de la revista Cantárida y de Ecologistas en Acción, el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal ha denegado subvencionar esta publicación mensual, que cumple ya una trayectoria de más de 30 años. La revista Cantárida es una publicación de información general nacida en 1983 que distribuye mensualmente en todo el área occidental de Cantabria. Los redactores de la revista además han desarrollado iniciativas culturales diversas tales como la organización de recitales, conferencias, exposiciones durante 15 ediciones del festival Cabuérniga-Música de los pueblos del norte, así como el patrocinio del Premio de Investigación Cabuérniga.

Al parecer, la negativa del ayuntamiento a conceder la subvención se basa en una supuesta irregularidad administrativa, al no encontrarse inscrita en el registro de asociaciones del Ayuntamiento, si bien, según asegura el ya mencionado redactor de esta veterana publicación, la revista Cantárida ”ha dejado en estos extraviados gobernantes toda clase de depósitos legales, inscripciones en la propiedad industrial, DNIs, ADNs, huellas genéticas, dactilares y ecológicas, domicilios y sedes, teléfonos y apartados, direcciones electrónicas…”. Además de todo esto, Cantárida ha recibido subvenciones municipales al menos en los dos últimos años.

Argumenta Emilio Carrera que, paralelamente a que se les deniegue la subvención, se están financiando y subvencionando proyectos e iniciativas serviles con el poder establecido tales como “revistas y emisoras municipales, páginas web oficiales, y publicidad institucional sin el más mínimo respeto a los registros legales, a las leyes del mercado y de la competencia, y a la transparencia y a la pluralidad de la información que debería presidir el comportamiento de las Administraciones Públicas”. Considera por tanto que el Ayuntamiento de de Cabezón y otras instituciones utilizan las subvenciones para nutrir sus redes clientelares y tratan de negarlas a quienes son críticos, o discrepan con el poder establecido. 

Territorio: