Sentir, vivir el rap

Adrián G. Gómez
| 29.04.2014

Un acercamiento a las distintas formas de sentir y hacer rap en Cantabria mediante la visión de tres personajes de la escena local

El rap es el estandarte más visible de la cultura hip hop, un movimiento artístico que ha evolucionado y echado raíces en los lugares más recónditos desde su origen neoyorquino en los años 70. Es una forma de expresión que propone la reflexión alternativa y el desafío o la evocación del entorno y la vida cotidiana. Este estilo de música parte de las clases más bajas de los barrios, las ciudades y los pueblos; aunque a día de hoy este sentimiento underground ha quedado algo marginado. El rap está al alcance de todos gracias a la posibilidad de producirlo casi sin medios económicos: solo hace falta una voz y una instrumental. Aún así, su espectro de complejidad es enorme y abarca desde sencillas maquetas caseras a discos profesionales de estudio. Gracias a esto, la cultura hip hop y vivir el rap pueden verse desde muchos prismas…

Javier Solar, Jota, es un joven que encuentra en el rap tanto un “desahogo” para su vida cotidiana, como un “arma contrahegemónica” con la que hacer crítica social. Su música, introspectiva e íntima, no acostumbra a ver la luz. Hace rap para “canalizar” sus emociones, no para venderlo o hacerlo público, situándose así en el plano más anticomercial del panorama hip hop. Evidentemente, le encantaría vivir de su arte, pero no confía en el mercado musical actual ya que jamás permitiría que nadie le dijese qué puede o debe escribir. “Que le jodan a la moral kantiana de lo políticamente correcto”. Otro aspecto que no le convence de la escena del rap son los directos: “La mayoría de artistas reciben una mierda mientras el dueño de la sala se forra a su costa”.

Sus letras crudas suelen estar cargadas de mensajes reivindicativos claros y contundentes. “O se es parte de la solución o se es parte del problema”. Bajo esta premisa, Jota explica que cuanto más intentan los raperos “despolitizar” o vaciar de contenido las canciones, más se posicionan a favor del sistema.

Por su parte, Daniel Delgado, Fras o Ludovico, tiene una visión del rap más lúdica, algo que no le cansa y le sale de forma “más impulsiva que racional”. Le gusta pensar que sus letras, ácidas y críticas, puedan “causar efectos en la realidad”, aunque no esconde el disfrute que experimenta con el proceso de su creación. “La música se puede considerar como algo que se hace sin pretensión de incorporarla como producto a un mercado”, aunque no hay nada malo en hacerlo, explica, poniendo el límite en aquellos que solo componen para agradar al cliente y seguir en contacto con el dinero.

Una de las problemáticas de este género, explica Ludovico, es la “gran desproporción entre chicos y chicas”. Entiende que es un reflejo de una sociedad “dominada por hombres heterosexuales”, pero que ha sido agravada por la constitución del “rapero” como ser viril, misógino, homófobo e impenetrable. “Es normal que una persona pase de frecuentar ambientes que la excluyen”, por ello, sería interesante que las mujeres y el colectivo LGTB fueran ganando terreno en el mundo hip hop.

Víctor Velasco, DJ UVE, ha llegado a ser conocido y respetado a nivel estatal gracias, entre otras cosas, a su trabajo en la revista Serie B y a un blog en el que repasaba los discos de su colección, pero principalmente por su labor como productor del grupo Chinatown. A pesar de esto, UVE asegura que le es muy complicado vivir de su música debido al funcionamiento de la industria musical, a la “necedad” de ciertos medios, al “enchufismo”… Por ello, él sigue “en un local haciendo beats y escribiendo letras”, como cuando empezó.

En sus letras, mezcla siempre “la parte lúdica, la reivindicación del yo y la conciencia de clase”. Aunque las tres facetas le interesan por igual, acaba acentuando inconscientemente la parte más “socio-política”. “Y no hablo de política de altas esferas, hablo de la política de lo cotidiano, de lo que nos afecta en nuestras vidas diarias”, asegura el prestigioso productor.

Tres personajes, tres formas de entender y vivir la música. Diferentes, cada uno en su estilo, con diversas preocupaciones, pero con mucho en común. Así es el rap. Un lugar donde desde la sencillez pueden tomarse los más intrincados caminos.

En los próximos días, publicaremos las entrevistas completas realizadas a Jota, Ludovico y UVE. Más interesantes y completas aún que este breve adelanto-reportaje. ¡No os las perdáis!

-Viernes 2 de Mayo. Jota: "Toda forma de arte se ve subyugada por los intereses particulares de una clase u otra"

-Sábado 3 de Mayo. Ludovico: "Los hombres hetero han territorializado el rap… sería interesante una desterritorialización por parte de las tías y el LGTB”

-Domingo 4 de Mayo. DJ UVE: “Los DJ’s y productores del hip hop somos grandes preservadores de la memoria musical de los sonidos negros”

[Imagen extraída de undermex.galeon.com]

Territorio: