STEC rechaza los PGE, exige mejoras en las aulas de 2 años y denuncia que no se están cubriendo sustituciones

Diegu S. G.
| 13.10.2014

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Cantabria (STEC), a través de varias notas de prensa, ha rechazado el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, que por quinto año consecutivo castiga al colectivo de empleados públicos a la congelación salarial. También ha exigido mejorar las condiciones laborales de las Técnicos de Educación Infantil y la presencia completa de un docente en las Aulas de 2 años. Finalmente, se ha hecho eco de las constantes denuncias que viene recibiendo, relativas a la no cobertura de plazas docentes, que llevaron incluso al IES Alberto Pico a suspender el comienzo del curso por la "falta de profesorado".

Los trabajadores públicos han pedido 15 puntos de poder adquisitivo mientras Ignacio Diego miente en el Parlamento

STEC rechaza los PGE porque la nueva congelación salarial, unida a bajadas de sueldo y a la pérdida de una paga extraordinaria en 2012, ha supuesto una pérdida que ronda los 15 puntos de poder adquisitivo desde el decreto de mayo de 2010 del gobierno de Zapatero hasta hoy. Para este sindicato, adscrito a la Intersindical Cántabra y al movimiento Cantabria No Se Vende, resulta "inadmisible" que se siga castigando a los trabajadores del sector público "en medio de las proclamas que repiten machaconamente que ya se ha salido de la crisis económica". Desvela además el carácter "electoralista" del anuncio gubernamental de devolver la parte devengada de la paga extraordinaria no cobrada en 2012, cuando además están siendo los tribunales de justicia los que están dictaminando que el impago fue ilegal.

Según el sindicato mayoritario en la Educación, en el caso cántabro la situación salarial del funcionariado es "aún más engañosa", porque el presidente Ignacio Diego "mintió en el Parlamento". El pasado 26 de junio, durante el debate del estado de la Autonomía, anunció que en septiembre pagaría la parte devengada de la extraordinaria de 2012 y que a lo largo de 2015 pagaría el resto hasta completar la totalidad de dicha paga. Así aparece en el Diario de Sesiones del Parlamento y así lo recogieron los medios en su momento. Sin embargo, los empleados públicos de Cantabria no solamente siguen a la espera del cobrar esa parte devengada, sino que en el acuerdo al que llegó la Administración con ANPE en la Mesa General el pasado 23 de septiembre, ya no habla para nada de devolución de la totalidad de la paga sino solamente de la parte devengada, una cuarta parte.

Desde el STEC exigen a Ignacio Diego que "deje de mentir", cumpla con su palabra y devuelva la totalidad de la paga extraordinaria de 2012 tal y como se comprometió en el Parlamento. Con respecto a los Presupuestos Generales del Estado, proponen en su tramitación parlamentaria una enmienda que permita una subida salarial significativa que empiece a recuperar parte de los quince puntos de poder adquisitivo que han ido perdiendo durante estos años.

Reducir las ratios y/o aumentar los profesionales aumentaría la calidad en las aulas

Actualmente en los Colegios Públicos en la etapa Infantil pueden coexistir aulas de 2, 3, 4 y 5 años. La ratio en estas aulas (número máximo de alumnado que está bajo supervisión pedagógica de un único profesional) es de 18 niñ@s en 2 años y 25 niñ@s en cada aula de 3, 4 y 5 años. En no pocas aulas estas ratios incluso pueden aumentar. Pero esto no siempre fue así.

Las aulas de 2 años arrancaron en 2003-04 con un ratio de 16 niños/as y 2 profesionales a su cargo: 1 maestro/a y 1 Técnico Superior de Educación Infantil. Sin embargo, desde la apertura del primer aula las Técnicos de Educación Infantil han tenido un trabajo precario y una completa inseguridad laboral, al depender de una subcontrata de la Consejería y no directamente de ésta. Con ello, la pareja pedagógica (docente / técnico) se resentía, al tiempo que subían la ratio de 16 a 18 niñ@s. Este legado empeoró con la actual Consejería de Educación, que convirtió la presencia del maestr@ en simbólica (dos horas durante cuatro días a la semana) y dejando a la Técnico de Educación, en las mismas deplorables condiciones laborales, prácticamente sola.

El STEC llama a mejorar las condiciones laborales de las Técnicos, reivindica el retorno de la maestra a tiempo completo a las aulas de dos años y seguirá exigiendo la disminución de las ratios en todas las etapas, empezando por Educación Infantil.

Constantes denuncias relativas a la no cobertura de plazas docentes

Por último, el sindicato quiere comunicar a la opinión pública las constantes denuncias que viene recibiendo desde que comenzara el curso, relativas a la no cobertura de determinadas plazas docentes. Desde el comienzo del curso, la Consejería de Educación que dirige Miguel Ángel Serna anunciaba que "todas las plazas estaban cubiertas" y "todo el profesorado sentado en su destino", pero la realidad, más allá de la propaganda partidista, es bien distinta, y en el último mes después la situación se ha agravado con las sustituciones.

El STEC no tiene cuantificadas, por ahora, la totalidad de las plazas que en estos momentos están sin cubrir, pero la situación empieza a generar un profundo malestar en gran número de centros públicos de todo tipo. El origen del problema de la no cobertura de sustituciones está, en primera instancia, en la norma estatal impuesta por el Gobierno de Rajoy, que impide sustituir a un docente que cause baja por cualquier motivo si no es a partir del décimo día lectivo. Esto en la práctica supone que desde que se produce una baja, un permiso, una licencia, etc. pasan dos semanas hasta que viene un profesor sustituto. En un estudio que realizó este sindicato, se llegó a la conclusión de que en Cantabria el plazo medio para una sustitución no eran siquiera esas diez días lectivos, sino superior a las tres semanas.

No obstante, ahora en Cantabria esta situación se está viendo agravada por diversos motivos, pero fundamentalmente por la proliferación de las plazas a tiempo parcial, que en este curso han vuelto a aumentar hasta llegar a las 625, con el añadido de ser buena parte de ellas de un perfil múltiple (que conllevan asignaturas de diferentes especialidades). Esto provoca que "al retraso y la lentitud con la que actúa normalmente la Administración para la cobertura de sustituciones", se añada ahora "la dificultad de encontrar en las listas de interinos a personas que puedan aceptar puestos a tiempo parcial, de perfiles múltiples y con unas condiciones laborales muy duras". El resultado de ello es que hay un volumen grande de plazas sin cubrir, algunas de las cuales se arrastran desde el comienzo mismo del curso escolar y que llevaron incluso al IES Alberto Pico a suspenderlo.

"Precarizar el empleo docente interino con cientos de plazas que se han ido fraccionando para convertirlas en tercios o medios de jornada (con la consiguiente reducción salarial) además de ser una auténtica basura desde el punto de vista de la calidad del empleo, se está convirtiendo en una pesadilla para los centros educativos en lo que a calidad educativa se refiere", insisten desde el sindicato mayoritario de la educación pública cántabra. "El señor Serna, en su afán de confundir a la opinión pública y de convertir en propaganda el número de profesores que trabajan, ha ido degradando el empleo docente hasta tales límites, que cada vez tienen más dificultades para cubrir determinadas jornadas parciales y de perfil múltiple".

Por ello, desde STEC defienden la no aplicación de la norma que difiere en diez días la sustitución de un docente, la utilización de mecanismos más ágiles que los actuales para el nombramiento de profesorado sustituto y poner fin a la política de aumento descontrolado de las plazas docentes a tiempo parcial.

Territorio: