La reordenación del Frente Marítimo a concurso, prueba de la desigual gestión de presupuestos en Santander

Carmen T.
| 18.12.2013

El pasado lunes, el Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento de Santander y el Gobierno de Cantabria firmaron un acuerdo de colaboración para la reordenación urbanística del Frente Marítimo de Santander. El proyecto pasa por la convocatoria en 2014 de un concurso internacional de ideas, cuyo ganador trazará el plan para la reordenación de 3.300 carros de terrenos situados en San Martín, Gamazo y Varadero.

Se espera que el concurso dé comienzo a principios de 2014, cuando se abrirá un plazo de un mes para que se presenten proyectos y solicitudes. Posteriormente, un comité seleccionará a los cinco candidatos que considere más idóneos. Aunque sananderinos y sananderinas podrán votar por su propuesta finalista favorita, trámite que se ha anunciado como una ventajosa y popular novedad, la decisión final la tomará un jurado de expertos.

El proyecto ganador, según el alcalde de la capital Íñigo de la Serna, se decidirá en base a criterios urbanísticos y estéticos, pero sobre todo de índole económica. Y es que el presupuesto límite de esta iniciativa es de 360.000 euros, de los cuales 200.000 irán destinados al ganador y los 160.000 restantes se repartirán entre los cuatro finalistas. Asimismo, el alcalde no contempla este concurso como una inversión a fondo perdido, sino que espera que estos espacios, una vez aplicados los planes de reordenación, aumenten su valor, consiguiendo que organismos privados los comiencen a considerar “elementos atractivos para invertir.”

DEBA denuncia una inversión de capital mucho más amplia que “está pasando desapercibida”.

La anunciada austeridad de este concurso no encaja con las generosas inversiones de dinero que se han estado destinando a distintos proyectos en la costa santanderina desde que se decidiera celebrar el próximo Mundial de Vela en la ciudad. Con un total de 8 millones de euros de presupuesto, las obras realizadas no han sido tan detalladamente desglosadas como esta iniciativa, más modesta.

La Plataforma en Defensa de la Bahía (DEBA) ha criticado la gestión que el Gobierno cántabro está llevando a cabo a este respecto, afirmando que “en plena crisis, el despilfarro continúa”. Por un lado, se van a invertir 2,5 millones de euros en la construcción de una nave escalonada con forma de duna que “no tiene utilidad alguna, y mucho menos para la celebración del Mundial”. Contrastando irónicamente con este proyecto, se pretende aprobar una enmienda que incluye la exención de tasas portuarias para el Mundial de Vela, cuantificadas en 106.000 euros.

Finalmente, desde la Plataforma DEBA lamentan también que este dinero no se invierta “en acciones que tengan un fin productivo”, ya que “muchos más destinos serían mucho más adecuados”. El propio CAR (Centro de Alto Rendimiento) de vela ha sido víctima de la falta de presupuesto: gran parte de su plantilla ha sido despedida recientemente, habiéndose reducido a tan solo cuatro trabajadores.

Territorio: