Trabajadoras de Tinamenor despedidas mientras hacían huelga

Patricia Manrique (Diagonal)
| 26.06.2014

16 mujeres encargadas de la selección de pescado en la empresa Tinamenor, situada en Pesués, han sido despedidas mientras realizaban una huelga denunciando la cesión ilegal de trabajadoras por parte de la empresa y exigiendo su contratación como empleadas de Tinamenor. Comienzan ahora la batalla legal contra Tinamenor y la ETT Nortempo.

"Seleccionamos la dorada y nos pegan la patada", denunciaban desde mayo estas 16 mujeres a las que han despedido tras trabajar hasta 12 años en Tinamenor con una subcontrata hecha con diversas ETT, la ultima de ellas Nortempo.  La empresa, a través de la ETT, ha ido encadenando contratos temporales a lo largo de los años llevando a cabo un presunto fraude de ley por cesión ilegal de trabajadores, en lugar contratarlas de modo indefinido (en este caso fijo-discontinuo) , tal y como la ley exige cuando se trata de trabajos de naturaleza continua.

Las trabajadoras, que forman  una sección sindical de CNT, intentaron previamente llegar a un acuerdo amistoso con la empresa para que fueran reconocidos sus derechos laborales, y evitar la huelga y, de hecho, suspendieron esta a petición de la dueña Soledad Álvarez-Guerra y el abogado de la misma quienes, aunque no formalmente, las habían ofrecido una solución negociada. Sin embargo, la gota que colmó el vaso de la paciencia de las ‘Opérculo’, como llaman a su grupo, fue la negativa de la empresa a reconocer lo hablado en el acto de conciliación, que el pasado mayo tuvo lugar en el organismo de intermediación, EL ORECLA, y que hubiera podido suponer una solución amistosa a este conflicto.

La dueña, empresaria del año

Tinamenor, reconocida por una licencia ISO 9001:2000, como ejemplo de buen hacer empresarial -que incluye el buen trato a  los trabajadores-, ya ha contratado a una nueva plantilla, en lo que los abogados de las trabajadoras denuncian como un “flagrante caso de 'esquirolaje'”, contemplado por la ley, y que establece que, en tanto dure una huelga, el empresario no podrá sustituir a los huelguistas por otros trabajadores con objeto de boicotear esta.

La dueña de Tinamenor, Soledad Álvarez-Guerra, corresponsable con Nortempo de la irregular situación de estas trabajadoras, recibía en 2005 el premio Empresaria del Año de la mano de la asociación de mujeres empresarias de Cantabria. El premio le fue entregado por Dolores Gorostiaga quien, paradójicamente a tenor de sus métodos conocidos ahora, aprovechaba la ocasión para solicitar a todas las mujeres que aúnen esfuerzos para poder poner fin “a la deshumanización del mundo profesional y empresarial”.

Las trabajadoras, además de las acciones legales pertinentes, piensan mantener una actitud reivindicativa para denunciar su situación, y realizan concentraciones en la empresa todas las semanas a las siete de la mañana, cuando arranca la jornada. Además, tienen previstos una serie de actos para informar a  sus vecinos y vecinas de cuál es el verdadero talante de Nortempo, de Tinamenor, y de Soledad Álvarez-Guerra.