La Interpol pide la extradición de Alfonso Osorio, imputado por crímenes en el franquismo

Diegu S. G.
| 14.11.2014

Alfonso Osorio se encuentra entre los 20 ex-ministros, jueces y miembros de las fuerzas de seguridad del Estado para quienes la Interpol ha solicitado detención preventiva con fines de extradición en relación a crímenes cometidos durante el franquismo.

Nacido en Santander, Osorio García es una figura clave y representativa de la vida política española en las últimas décadas. Fue Procurador en las Cortes franquistas por el tercio familiar, Ministro de la Presidencia del rey Juan Carlos I, consejero cercano a Adolfo Suárez durante la Transición y senador por designación real en las primeras Cortes postfranquistas. Posteriormente abandonaría UCD para acabar en el PP de Madrid, donde milita actualmente. En 2011 el Consejo de Gobierno autonómico, a petición de su Presidente Miguel Ángel Revilla, le otorgó la Medalla de Oro de Cantabria.

Persona clave en la política contemporánea española

Nacido en la capital cántabra en 1923, cursó el bachillerato en el Instituto Santa Clara y los PP. Escolapios. Tras licenciarse en Derecho en Oviedo, ingresó en el Jurídico Militar del Aire y los Abogados del Estado. Durante el franquismo fue presidente de Renfe y Subsecretario de Comercio. También se atribuye en su haber el mérito de haber sido el primer español en participar en el Desayuno de Oración Nacional de Estados Unidos, en 1961. Más tarde fue vicepresidente de la multinacional BP (British Petroleum) en España.

Tras la muerte de Franco, Osorio fue ministro de la Presidencia con el primer gobierno de Juan Carlos I y posteriormente vicepresidente segundo del Gobierno con Adolfo Suárez, de quien fue consejero y confidente. Después fue senador por designación Real. En 1979 abandonó el Gobierno y la UCD ("Me fui porque Adolfo me dijo que iba a hacerse socialdemócrata y yo no he sido socialdemócrata en mi vida”), fundando el Partido Democrático Progresista (Osorio venía de la tradición democristiana) y presentándose a las elecciones con Alianza Popular. Actualmente vive en Madrid, retirado, aunque continúa militando en el PP.

Revilla le consideraba en 2011 el "ejemplo de político", ilustrando su relación con Suárez de la siguiente forma: "Si Suárez es Colón, Osorio es Juan de la Cosa, su piloto, el que sabía, el científico".

Miembro del consejo de ministros responsable de los sucesos de 1976 en Vitoria

La jueza argentina María Servini de Cubría ha imputado a 20 españoles por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura franquista. Entre ellos se encuentran Martín Villa (ministro de Gobernación entre 1976 y 1979), Utrera Molina (suegro del exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón y activo falangista aún a día de hoy) o Alfonso Osorio, bajo la acusación de participar en la represión de los llamados "sucesos de 1976" en Vitoria.

Poco tiempo después de que muriera Franco, resolvió que fuera reprimida una concentración de trabajadores con el asalto policial a una iglesia donde se celebraba una asamblea. En aquellos hechos hubo más de 100 heridos y fueron asesinados 5 obreros: Pedro Martínez Ocio, Francisco Aznar Clemente, Romualdo Barroso Chaparro, José Castillo García y Bienvenido Pereda Moral.

La Justicia argentina ha puesto de relieve con este proceso la impunidad que gozan los responsables de los crímenes durante el franquismo tras la llamada Transición a la democracia española, manteniendo altas responsabilidades y un tratamiento honorable.

"Un grande de Cantabria" para Revilla

En abril de 2011 el actual líder de la oposición, Miguel Ángel Revilla (PRC), entregaba a Alfonso Osorio (PP) la Medalla de Oro de Cantabria precisamente por su papel político en la Transición, proceso histórico que consideraba "la envidia del mundo entero". En opinión del entonces Presidente de la Comunidad Autónoma, así se "saldaba una deuda" con un "grande de Cantabria". "Qué falta le hace a la política personas como Alfonso Osorio", afirmaba el presidente del Partido Regionalista cuando aún no se había indignado.

Osorio, también nombrado Caballero de honor de la Orden de Malta, poseedor las Grandes Cruces de Carlos III, Isabel La Católica, San Raimundo de Peñafort y Mérito Civi, consideró la Medalla cántabra un "sueño hecho realidad", la "mayor ilusión" de cuantos ha recibido en su vida. Además, ha sido nombrado Alcalde Honorario de Guriezo, hijo adoptivo de Ampuero y Medalla de Oro de Ampuero y del Real Valle de Camargo.

Además del político de la Transición, ostentan la Medalla de Oro de Cantabria Gerardo Diego, José Simón Azcona, Juan de Borbón y Manuel Díez de Velasco, así como entidades jurídicas como El Diario Montañés o el Banco Santander.

Difusor de los mitos que relacionan Cantabria con las raíces de Castilla-España

Alfonso Osorio ofrecía conferencias sobre la Historia de Cantabria, llegando a editar una colección bajo el título “Los Nuevos Foramontanos”. En ella, rebatía con acierto la pretensión de Revilla de arrogarse la recuperación del corónimo Cantabria, pero reproducía todos los mitos de la historiografía que relacionan Cantabria con las raíces de Castilla-España: como el inventado movimiento “foramontano”.

“Ocupé cargos de responsabilidad en el Régimen de Franco y no me arrepiento"

Hace menos de un año, Osorio acudía a la tertulia de "El Cascabel" de Intereconomía a hablar de "la salud de la democracia tras la Transición". Allí se enorgullecía de haber ostentado cargos de responsabilidad en lo que denominó un "régimen de autoridad", si bien hizo después "con Alfonso Suárez y otros amigos comunes la transición política a un régimen democrático”.

Posteriormente, como cabía esperar, hizo un análisis comparado del pasado y la actualidad política: “El 23F la democracia no estuvo tan en peligro como ahora con la actitud secesionista de algunas personas en Catalunya”. “Hay que poner en su sitio a algunos catalanes y a algunos de Izquierda Unida, como su líder, al que habrá que enseñar el manual de que se va al Congreso con corbata”, opinaba.

Sobre la crisis que afecta al Régimen español a todos los niveles, interpretaba que “descarriló porque gente del Partido Comunista-Izquierda Unida, sectores radicalizados del Partido Socialista, -no templados como Felipe González- y otros grupos, crearon una especie de marea como la del Prestige, en la que parecía que la guerra civil había quedado en tablas y ellos querían ganarla, aunque la hubiesen perdido cuarenta años atrás”.

Finalmente, opinaba que el futuro de España pasa por "un gobierno de concentración nacional, con los dos partidos gobernando juntos, para resolver todos los problemas que acucian a España”. El suyo, de momento, pasa por no abandonar España para previsiblemente poder evitar la extradición a Argentina, evitando así responder de los crímenes franquista de los que se le acusa.

Territorio: