Derecho de admisión por motivos ideológicos en el “acto público” de Ignacio Diego en la Universidad

Diegu S. G.
| 18.02.2014

Visualice la escena de los gorilas del Malaspina un sábado por la noche, decidiendo arbitrariamente quién entra y quién no a su local, según el aspecto de la persona que quiera acceder. Pues básicamente es lo que se ha vivido el lunes por la mañana, pero nada menos que a las puertas de la Universidad de Cantabria, con motivo del acto “tengo una pregunta para usted” al que ha acudido Ignacio Diego en la máxima institución académica cántabra.

Un acto para los estudiantes pero sin los estudiantes

El Consejo de Estudiantes (CEUC) organizaba a las 13’00 horas un acto presuntamente público en la Casa del Estudiante con la presencia del Presidente de Cantabria y la posibilidad de “acudir hasta completar aforo” para dirigirse a Ignacio Diego preguntándole.

Responsabilizándole de la elitización de la Universidad, principalmente en forma de recortes y tasas, los Estudiantes en Defensa de la Universidad Pública (EDUP) convocaban un "escrache a Nacho". Al dirigirse al salón de actos donde se iba a celebrar el acto, se han encontrado una docena de miembros de la seguridad privada bloqueando el acceso al edificio. El responsable de los agentes ha afirmado desde el primer momento que el edificio era suyo y que en ese día “ellos decidían quién podía y quién no entrar”, impidiendo el paso a los estudiantes.

Esta actitud ha provocado los primeros forcejeos, escaramuzas por el edificio con los estudiantes entrando por vías alternativas y, finalmente, un “contrabloqueo” estudiantil bajo el principio de que estaban discriminando el acceso a un acto público en un edificio que también lo es, bajo criterios estéticos o, más bien, ideológicos. Aunque aparentemente el veto al acceso era para todo el mundo, los militantes de Nuevas Generaciones del PP, periodistas y un grupo muy reducido de personas ajenas a la comunidad universitaria, han visto cómo la Seguridad les permitía acceder al acto, que se ha llevado a cabo en un salón semivacío. Afuera, los estudiantes coreaban lemas en defensa de la Educación Pública para todas y todos. Mientras, algún profesor que iba a participar, se ha solidarizado con los estudiantes "vetados", absteniéndose de hacerlo.

El Presidente de Cantabria, sin embargo, afirma haber pretendido que todo el mundo pudiera acceder al acto. En su versión de los hechos, tanto el Gobierno autonómico como el de la Universidad han atribuido a “los responsables de seguridad” la decisión de reservar el derecho de admisión. El Presidente del CEUC, Carlos Fernández (ex-UPyD), que presenció con complicidad cómo se impedía arbitrariamente el acceso a unos estudiantes en actitud tranquila, ha descrito el acto como “un ejercicio de transparencia”.

Agresiones de los guardaespaldas de Ignacio Diego

Más de dos horas y media después, Ignacio Diego ha abandonado el edificio por la puerta de atrás, donde le esperaban dos coches de gama alta. Entonces se han vivido momentos de tensión entre los guardaespaldas y los estudiantes, que se encontraban gritando pero en actitud pacífica. Al menos dos agresiones totalmente desproporcionadas han tenido lugar a dos jóvenes por parte de los guardaespaldas del Presidente de la Comunidad, que han acabado viendo cómo los estudiantes les rodeaban reprochándoselo, hasta tener que solicitar la intervención de la Policía española, que ha hecho presencia inmediantamente en el lugar. Ante el requerimiento estudiantil para que identificaran al guardaespaldas responsable de un puñetazo gratuito, la Policía ha optado por identificar a los estudiantes, habiendo tomado los datos de un joven.

En definitiva, una invitación del CEUC a Ignacio Diego que se ha quedado en un “acto para estudiantes sin estudiantes”, como se comentaba a la entrada, y que ha quedado salpicada por el “apartheid ideológico” en el acceso a un acto presuntamente público, con la complicidad de las autoridades políticas, universitarias y los propios convocantes.

[Imágenes de Cantabria No Se Vende y Guillem Ruisánchez]

Comentarios

La desplicación, hier, de los

+1
0
-1

La desplicación, hier, de los socedíos, pol "nuestru" presidenti nuna "cadena" de TV local, sedríemos a decinila de relochez y desFACHAtez. La de güeltas que dió Ignacio Diego al rote de la "subversión" y de la "violencia" que vivió ena Universidá de Cantabria. La periodista, hiciendo la su mañenti labor de compaña, asintió a tola riestra de varciedaes (premítaseme`l tréminu, cona ráiz "varcíu") d`esti pulíticu que no merecemos. Nel plató, ena su seguranza, Diego sacó petu, hispíu... a subiu.