Se localiza un criadero clandestino de perros en Iguña

Carmen T.
| 25.12.2013

Un vecino de Santander ha sido hallado responsable de mantener un criadero de perros clandestino dentro de una finca situada en Arenas de Iguña. La investigación, que culminó con la inspección del terreno el pasado miércoles, fue llevada a cabo por agentes del Seprona de Reinosa, como parte de la operación ‘Argos’ contra el tráfico ilegal de animales de compañía.

El criadero inspeccionado no poseía ningún tipo de documentación y tampoco unas instalaciones adecuadas para animales, aunque albergaba 35 perros, en su mayoría cachorros, de raza Pastor Belga. Tan solo tres de los animales estaban identificados (con microchip), y todos carecían de cartilla de vacunas, si bien no mostraban signos de maltrato o desnutrición. A partir de ahora, una protectora de animales se encargará de acogerlos y de tramitar sus adopciones.

Los riesgos de comprar un perro

El caso de este criadero clandestino pone de manifiesto un problema que las asociaciones animalistas de Cantabria llevan tiempo denunciando: el negocio de los animales de compañía es arriesgado y poco sostenible.

Por un lado, es posible caer en una estafa, ya que los negocios de cría ilegal de animales, donde suelen explotar y maltratar a hembras y cachorros, proliferan. En ocasiones, incluso, los dueños potenciales son víctimas de timos en los que llegan a pagar por un animal que no existe.

Por otro lado, muchos de los cachorros que se compran, sobre todo en épocas de gran consumo como la Navidad, acaban siendo abandonados a los pocos meses y terminan muriendo en la calle, sacrificados, o en protectoras de animales en busca de un nuevo hogar. Como alternativa sostenible y económica, estas asociaciones promueven la adopción responsable de animales de compañía y desechan el comercio con mascotas.

Territorio: