ARCA y EeAC solicitan protección "efectiva" ante las agresiones que sufren los árboles cántabros

Carmen T.
| 29.04.2014

En una entrevista del pasado jueves 25, la Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria (ARCA), junto a Ecologistas en Acción Cantabria (EeAC), entregó a los portavoces de PP, PSOE y PRC un documento solicitando medidas efectivas que ayuden a la protección de los árboles en Cantabria.

Los colectivos ecologistas pretenden proteger el rico patrimonio arbóreo del territorio frente a los ataques que está sufriendo últimamente. Se están produciendo podas agresivas y talas indiscriminadas tanto en los bosques cántabros como en los árboles urbanos de mayor porte, apoyándose en “motivos tan espúreos como que son un peligro para los viandantes o que fomentan las plagas”. Durante la entrevista, ambas asociaciones recordaron a los grupos políticos acciones “tan lamentables” como la tala de hayas en el parque natural del Saja o la eliminación de arbolado de gran porte que se está produciendo “sistemáticamente” en Santander (Paseo de Menéndez Pelayo, Jardines de Pereda, Avenida del Faro). También incidieron en las podas “excesivas” y peligrosas que suelen producirse cada otoño, faltas de técnica y “con total desprecio a la salud de los árboles”.

En ARCA y EeAC no conciben que en la sociedad cántabra se “desprecie” el “importante legado forestal y de árboles singulares” que hemos recibido. Consideran que los árboles “son monumentos naturales” y que “deberían ser cuidados y respetados como tal”. Con el fin de evitar el deterioro progresivo de nuestra flora, ambas asociaciones han solicitado protección legal a los grupos parlamentarios.

En primer lugar, exigen que la poda y la tala de árboles de más de 30 cm. de diámetro pase obligatoriamente por un trámite de Comprobación Ambiental. Dicha comprobación, que por ahora no afecta en absoluto a acciones como la tala de árboles centenarios o a la apertura de pistas forestales a través de bosques con ejemplares autóctonos, sí que se aplica a la hora de abrir un comercio o un garaje, una situación que, añaden, “no parece razonable”. En cuanto a la apertura o remodelación de pistas forestales, las asociaciones piden que, cuando éstas superen los 1.500 metros de longitud, se sometan a una Evaluación de Impacto Ambiental.

Los grupos ecologistas, que también han recordado los numerosos beneficios que producen los árboles (depuradores de aire, reguladores de temperatura, protectores de suelo y edificios ante lluvias o vientos...), esperan que se responda positivamente a sus peticiones y consideran que, “con un mínimo de voluntad política”, se podría proteger de forma efectiva el patrimonio natural de Cantabria.

Territorio: