El Tribunal Constitucional tumba la ley Anti-fracking ignorando la voluntad de l@s cántabr@s

Daniel L.
| 27.06.2014

El Tribunal Constitucional ha estimado el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Gobierno de España con el que se tumba la ley autonómica cántabra que prohibía la fractura hidráulica en el territorio. El TC, en función de la última reforma de la Ley de Hidrocarburos que llevó a cabo recientemente el PP, afirma que no pueden ejercerse las competencias autonómicas de forma que “vacíen las del Estado”. Esta es la primera vez que este tribunal se pronuncia acerca del fracking y su resolución da pie a anular otras leyes autonómicas como las de Navarra y La Rioja.

Una reacción que no se ha hecho esperar ha sido la del presidente de Cantabria, Ignacio Diego, quien ha asegurado en el Parlamento de Autonómico que si Cantabria “pierde la guerra” para prohibir el fracking él será el primero en dimitir. Por otra parte PRC y PSOE consideran la resolución como algo previsible frente a una ley que consideran tan solo un “lavado de cara” del gobierno del PP en Cantabria

La Asamblea Contra la Fractura Hidráulica de Cantabria ha afirmado en declaraciones a los medios que nunca creyeron en que la Ley aprobada por el Gobierno autonómico del PP en 2013 pudiera prosperar y que “va a tener que ser la gente” la que pare el fracking. También otros colectivos como Regüelta o ADIC han emitido comunicados de prensa. En el primer caso la organización juvenil ha denunciado que esto sucede debido a la “falta de soberanía de Cantabria” dado que desde Madrid no se “respeta la voluntad de la población cántabra” y ha recordado la responsabilidad tanto del PSOE y PRC que “autorizaron los primeros permisos”, como del PP, cuyos senadores y congresistas por Cantabria votaron a favor del fracking. Por otra parte ADIC ha emitido una nota de prensa en la que se “extraña” de la “prontitud de la sentencia”, de algo menos de cinco meses y llama a la unidad de acción en Cantabria para “frenar el fracking”.

Territorio: