'Cantabria por lo Público y sin Recortes' tacha de "fuegos de artificio" el Pacto por la Sanidad

Diegu S. G.
| 26.01.2015

El Gobierno de Cantabria, profesionales y sindicatos suscribían el pasado 20 de enero el llamado "Pacto por la Sanidad", que dice perseguir la sostenibilidad del servicio "publico, universal y gratuito", con mejoras laborales y el compromiso de los agentes. Desde la Plataforma Cantabria Por Lo Público Y Sin Recortes, por su parte, han tachado de "fuegos de artificio" este pacto, y anunciado que continuarán reclamando "una auténtica protección sanitaria para la población", luchando por recuperar una sanidad pública, de calidad y universal.

Una "hoja de ruta" llena de compromisos a 3 años

El Pacto se escenificó en el Parlamento de Cantabria, con presencia del presidente autonómico, Ignacio Diego, y la vicepresidenta y consejera del área, María José Sáenz de Buruaga, además de representantes de los colegios profesionales y los sindicatos CCOO, ATI, UGT y CSIF, que antes habían calificado algunas medidas del plan como "inaceptables", pero acabaron sumándose en el último momento. El plan, que se desarrollará en 2015, 2016 y 2017, cuenta en su primer año con un presupuesto de 3,5 millones de euros.

El Pacto recoge propuestas para la estabilidad en el empleo y la movilidad de los profesionales, una política de ampliación de sustituciones y la reducción del índice de autocobertura en Atención Primaria, con contratos de mayor duración para "evitar el éxodo de profesionales a otras comunidades". También se incluye la adecuación del personal de SUAP y 061, fruto de la huelga protagonizada por el colectivo a finales de 2014, así como un aspecto criticado por los defensores de la Sanidad pública, como es la modificación del complemento específico, que reduce la cuantía que dejan de percibir los médicos que compaginan su actividad laboral en la sanidad pública con la consulta privada.

En cuanto a los profesionales de enfermería, el pacto recoge, según informan las agencias, el compromiso de la Consejería de darles más participación en la planificación y gestión sanitaria; facilitar las plantillas orgánicas del Servicio Cántabro de Salud e informar y negociar sobre los nombramientos fuera de plantilla; la modificación de la denominación de la categoría ATS/DUE por la de enfermero/a; la creación de la categoría de enfermero especialista y su implantación progresiva con un cronograma definido; facilitar el proceso de provisión cuando la plaza haya sido transformada en plaza de especialista y la creación, en 2015, de plazas vacantes de enfermería de salud mental en las plantillas. Respecto a la docencia e investigación, se acreditarán unidades docentes multiprofesionales de Salud Mental y de Atención Familiar y Comunitaria de Cantabria y se reforzará la formación continuada, la investigación y docencia de los enfermeros.

También aparece el compromiso de convocar un mínimo de 75 plazas de oferta de empleo público este año; la ampliación de sustituciones en Atención Primaria y el fomento de contratos de larga duración para personal temporal; la creación de un mínimo de cinco plazas vacantes de Enfermería de Salud Mental en 2015; el reconocimiento y compensación por la continuidad de cuidados; y volver a regular por ley la presencia de enfermeras en los centros sociosanitarios de dependencia.

Presidente y consejera han mostrado su reconocimiento a los profesionales sanitarios por el "extraordinario esfuerzo" que han tenido que llevar a cabo "como consecuencia de las políticas de ajuste adoptadas desde 2010 en nuestro servicio público de salud". Por su parte, el presidente del Sindicato Médico, José Antonio Campos, ha destacado que el desarrollo de un "diálogo estrecho" con los profesionales llevará a separar la gestión sanitaria de la "confrontación partidista", favorecerá contrataciones "más transparentes" y permitirá la "fidelización" de los profesionales con el SCS.

Cantabria Por lo Público y Sin Recortes precisa varios puntos

En primer lugar, y en relación a la "universalidad" que viene a "garantizar" el Pacto por la Sanidad, Cantabria por lo Público recuerda que la Sanidad dejó de ser universal por un decreto ley del Gobierno español que, aunque se ha matizado con políticas autonómicas más inclusivas, "sigue vigente". Además, señala la Plataforma que las tarjetas sanitarias hace tiempo ya que salieron de la gestión del SCS al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) "con unas intenciones muy claras". La atención sanitaria se presta, como es sabido, a los poseedores de la tarjeta sanitaria, excluyendo de esta forma a los inmigrantes sin papeles y a las personas que residan determinado tiempo fuera del Reino de España.

El Hospital Valdecilla, por su parte, sigue inmerso en un proceso de privatizaciones, con extensión a otros centros del sistema. Los servicios de informática, que eran públicos, pasaron a ser privados, "poniendo en evidencia las falsedades de nuestra Consejera de Sanidad". Además, los servicios de informática de los Hospitales Comarcales han sido centralizados en Valdecilla y por tanto privatizados.

El aumento de los repagos en farmacia, a su vez, implica que muchos paisanos hayan tenido que abandonar sus tratamientos médicos por la sencilla razón de que en el contexto de crisis "han tenido que elegir entre comer o tomar la medicación".

Finalmente, esta Plataforma en la que participan CCOO y UGT, firmantes del pacto, afirma "ignorar", debido a que existe un secreto sobre el verdadero contenido del pacto, si cuestiones tales cómo las anteriormente señalas se han tenido en cuenta. Mientras tanto, señalan que les "hubiera gustado" que los firmantes de dicho Pacto recordasen cuáles son las auténticas preocupaciones que el pueblo cántabro ha manifestado reiteradamente, a través de movilizaciones como "Abraza Valdecilla", las cadenas humanas en Sierrallana, "Abrazo al Hospital de Laredo" y diversas marchas en las comarcas del Besaya y el Asón-Agüera.

Territorio: