Debate sobre el Estado de la Comunidad: Ignacio Diego alaba la gestión de su gobierno y minimiza los problemas

Marcos M. R. Redacción
| 28.06.2013

Los pasados días 24 y 25 de junio tuvo lugar en el Parlamento de Cantabria el Debate sobre el Estado de la Comunidad Autónoma, en el cual el presidente del Gobierno se dedicó a quitar hierro a los problemas que sufre Cantabria, echar la culpa a la herencia recibida, y alabar su mandato.

El presidente del ejecutivo cántabro, Ignacio Diego, dejó claro, nada más empezar, su opinión negativa respecto a la gestión del anterior gobierno del PRC-PSOE y su influencia en la situación actual de la Comunidad, afirmando que “no está siendo un tarea sencilla. Nunca imagine que la autonomía que ustedes nos dejaron fueran tan completamente calamitosa”.

También al principio del debate expresó su satisfacción con la labor que estaban realizado el gobierno al que encabeza al expresar que han afrontado profundos cambios en la forma de gobernar, “con sistemas renovados, el administrativo y el económico, para ser capaces de asegurar el desarrollo de la cohesión social por medio de servicios públicos como la sanidad, la educación y la atención social” asegurando que “ha venido tomando decisiones pensando no en las próximas elecciones sino en las próximas generaciones”.

Diego recalcó “la nueva estrategia reivindicativa de la región ante el Gobierno de Madrid” comparándola con la actitud del ejecutivo precedente. Según él, “antes no se exigía nada y ahora la relación con la Administración central sí está dando sus frutos”, llegando a aseverar que “en tan solo año y medio de gobierno conjunto del Partido Popular en España y Cantabria se han conseguido “frutos que me atrevo a calificar de históricos”.

Entre estos “históricos” frutos enfatizó la cuestión de Valdecilla, dicendo que “vamos a terminar Valdecilla y lo va a pagar el Estado, de todas, todas”. Además, recriminó a los partidos opositores los recursos presentados contra el contrato que semiprivatizará Valdecilla, calificándolos como “sabotaje”.

En materia educativa el presidente pareció estar ciego ante los salvajes recortes que su ejecutivo está aplicando y volvió a sacar pecho respecto a su política. Se refirió a la creación de nuevos institutos y centros de educación infantil, y manifestó que en el ámbito de la Formación Profesional en “somos ejemplo para toda España”. Además, también proclamó que se está apoyando “con firmeza”, pese a la crisis económica, a la Universidad de Cantabria, afirmando que en Cantabria es en una de las comunidades donde menos han subido las tasas.

En cuanto a los recortes en sanidad y servicios sociales, Diego justificó los recortes aseverando que “lo único que verdaderamente se ha recortado aquí es el peligro de bancarrota total”, y llevó su discurso por el mismo camino durante toda su intervención recordando constantemente la difícil posición en la que la gestión del gobierno anterior les dejó.

El presidente se mostró orgulloso de su gestión “coherente y racional” que ha permitido hacer frente al “gran agujero” dejado por el bipartito. Así mismo, expresó su optimismo frente a la actual situación respecto al paro afirmando estar “convencido” de que los tiempos más difíciles ya han pasado ya que “paulatinamente el clima económico está cambiando gracias a las reformas y a una mayor flexibilidad en el ámbito de la UE” pese a las alarmantes cifras de desempleados, sobre las que él mismo opinó que están “por las nubes”.

Respecto a dos temas candentes y muy arraigados en la sociedad cántabra, como la situación de SNIACE y el Fracking, Diego también manifestó su opinión.

En cuanto a la situación de los trabajadores de la fábrica torlaveguense afirmó que “Prescindir del 67% de la plantilla de Sniace es inaceptable”adviritiendo a los gestores de Sniace que si eso es así, “las ayudas y compromisos del Gobierno serán cero y confío que por parte del Ayuntamiento de Torrelavega, también”. Eso sí, mandó un mensaje a los trabajadores movilizados diciendo que “Las calles de Torlavega no pueden ser permanentemente alteradas por las legítimas expresiones de protesta de los trabajadores de Sniace, porque eso arruinará al comercio y desmotivará a los inversores que quieran venir al suelo industrial que estamos subastando en la comarca.” Y animándoles a protestar sobre quienes toman las decisiones.

Y Sobre el fracking, expresó que su Gobierno “parará la llegada del fracking de Cantabria”, una técnica que, en sus palabras, “trajeron regionalistas y socialistas a Cantabria”.

Críticas desde la oposición

El discurso del PP, encarnado en Ignacio Diego, provocó críticas desde las bancadas del PSOE y del PRC.

El ex presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, calificó de “paupérrimo” el balance de los dos años de legislatura de su sucesor al frente del Gobierno regionen el cargo de presidente autonómico.

Revilla avisó a Diego de que los cántabros están “asustados” con el rumbo que toma una Cantabria que, según "todos los datos", "va a peor" sin que haya "nada" que indique que "esto va a mejorar" a pesar del optimismo mostrado por Diego.

Desde el PSOE, su portavoz, Rosa Eva Díez Tezanos, demandó "un cambio de rumbo" y "una hoja de ruta nueva" para Cantabria, que, a su juicio, es una comunidad "sin presente y sin futuro" tras estos dos años de gobierno del PP.Para la portavoz del PSOE, el balance de lo que va legislatura se resume en que "nada está mejor que hace dos años y todo lo importante está peor".

Además, incidió en la poca importancia que el presidente del gobierno cántabro otorgó al problema del paro en su discurso, cuando para ella es “el más grave”.

Críticas desde fuera del Parlamento

Izquierda Unida de Cantabria también criticó la intervención de Ignacio Diego en el Debate sobre el Estado de la Autonomía.

En palabras de su coordinador , Jorge Crespo, consideraron “inútil” este Debate ya que “no aporta ningún tipo de solución a los gravísimos problemas de Cantabria”.

Desde Comisiones Obreras de Cantabria, su secretario general, Vicente Arce, se mostró crítico con el “optimismo desmesurado” mostrado por Diego durante el Debate y aseguró que “no habrá salida del túnel ni luz que nos alumbre mientras el ejecutivo regional no de un giro radical a sus políticas”.

 

Comentarios