Ricardo Fernández (Distrito Pachanga): "Sólo conociendo y comprendiendo lo diferente podremos respetarnos más y mejor"

Redacción.
| 18.11.2014

Ricardo Fernández Algora es un santanderino de 32 años enfrascado junto a su amigo Alberto Martín en un viaje particular desde Vietnam hasta Cantabria. Particular porque vuelven de años de cooperación solidaria, porque en tiempos de hipermovilidad van a desplazarse sólo por tierra (en bici, moto, tren, bus, barco y mucha caminata) y porque van a hacerlo con un balón bajo el brazo. ¿Y eso? La idea es utilizar el fútbol como excusa, echando una pachanguca en cada pueblo visitado, para expresar lo común de lo humano. Pero el verdadero objetivo es contar mundo, despertar inquietudes y adquirir aprendizaje para la vuelta a casa.

ENFOCANT: ¿Como surgió la iniciativa?

RICARDO FERNÁNDEZ: Fue simple, estaba trabajando en Vietnam y decidí, sin más, volver por tierra, tardase lo que tardase. Se lo comente a Alberto, mi hermano de no-sangre, y se unió sin dudarlo. Y claro, había que darle contenido al viaje, compartir lo que aprendemos en cada etapa y pasarlo bien; así surgió proyecto distrito pachanga, memorias del mundo y fútbol de barrio, uniendo patadas literarias y literales.

¿Cuál es el objetivo del viaje?

Tras bastantes años trabajando en el sector de la cooperación al desarrollo en Latinoamérica, África y Asia, sentimos la necesidad de frenar y de cambiar un poco la forma de aprender, de vivir. Seguramente necesitábamos tomar aire antes de volver a esa España tan sufridita, tan teje manejada por unos pocos y silenciada por la mayoría durante demasiados años. Hay que ver otros mundos para traer ideas frescas a casa.

Tenemos claro que sólo conociendo y comprendiendo lo diferente, seremos capaces de respetarnos más y mejor. Así vamos, aprendiendo sin parar y contándolo de forma entretenida, tratando de despertar inquietudes y promocionar algunos valores tan en crisis como la tolerancia y la empatía con lo extraño.

¿Por qué vehicularlo a través del futbol callejero?

Bueno, podría ser otra cosa, es verdad, pero nos pareció que el futbol, cuando es informal e improvisado, refleja muy bien el gozo de vivir, la alegría de los chavales, los valores del compartir y la necesidad que tenemos las personas de estar juntas. Da igual donde juguemos, en Birmania o en París, siempre hay una portería hecha con dos piedras o dos mochilas, y gente riéndose con un balón entre los pies.

¿Tenéis diseñada la ruta?

La ruta comienza en Vietnam y trata de llegar a España por tierra, es decir, evitando aviones. Cruzando Asia y subiendo por China hasta tomar el tren transiberiano en Mongolia, para luego bajar a los Balcanes y llegar hasta Irán, donde ya veremos cómo seguir hasta llegar a casa.

¿Con qué medios contáis?

De momento vamos tirando de nuestros ahorros, cada vez mas anoréxicos. Nos gusta la idea de cumplir el sueño sin sponsors ni patrocinios, y por eso rechazamos alguna oferta, nada comercial. Esto es amor al arte.

¿Y cómo podemos seguiros en vuestro viaje y aprendizaje, aunque sea a distancia?

En www.distritopachanga.com vamos describiendo nuestros pasos a través de crónicas, donde tratamos de combinar crónica social y momentos futboleros, buscando historias personales, conflictos olvidados y otras fotos de la injusticia global que se reproduce en cada rincón que visitamos. También subimos videos cortos, con mucho ritmo para no aburrir a la gente, y que hasta ahora han triunfado tanto que hasta nos sonrojamos al pensarlo.

Compartid con nosotros alguna buena experiencia que hayáis vivido hasta ahora...

Ufff, es muy difícil quedarse con alguna, realmente se juntan muchas imágenes, cada día tiene un historión y un aprendizaje. Así a bote pronto creo que me quedaría con la subida a los Annapurnas en el Himalaya, los místicos días en el Tíbet o la prueba de supervivencia recorriendo en moto la estepa de Mongolia.

¿Y algún momento malo?

Para gozar hay que sufrir, está claro. Hemos pasado miedos en situaciones violentas, hemos dormido en auténticos antrazos, nos han multado, nos han echado de sitios sin explicación, pero seguramente el peor momento fue cuando el tren que une India con Nepal se chocó contra uno de mercancías, y mas de 40 personas murieron frente a mis ojos.

¿No sientes murria?

Claro, se echa de menos todo, sobre todo lo que a veces he echado de más. Las croquetas de jamón, una sobrina maravillosa, ir de rabas y mosto con mis padres, los calimotxos entre horas, subir en bici al faro de Cabo Mayor, la prematura sombra en Mataleñas... y al Racing en Primera.

¿Y a la vuelta?

Esta completamente prohibido pensar en el futuro, la vuelta, los currículos, los masters, el INEM o las hipotecas. Ahora Ricardo es hoy, es distrito pachanga, ¿para que más?

Territorio: 

Comentarios

¡Cómu presta esta entráa!

+1
0
-1

¡Cómu presta esta entráa! ¡Vae usaos!

Nos, aquí, anagaos polas puntamareas de la corrumpición y del cutianu vivir de migucas, pipiándolas buz abaju, ensín ercé-la miráa y, de cuandu en vez, surdin cosas comu "Distritu Pachanga" -y otras atraías- y paez qu`el mundu engrandez. Cuejamos airi, alendemos... y caltengámolo nel arca. Muchu tenemos d`abuzar nesti burdial.

¡Güena andancia a los dos!

Gandra