La Federación Cántabra de Bolos consolida su soberanía

Redacción
| 24.03.2011

FCBEl 2 de diciembre de 2009 la Federación Cántabra de Bolos (FCB), en una asamblea histórica, decidía de forma casi unánime independizarse de la Federación Española. 8 meses más tarde el BOC publicaba los nuevos estatutos que ponían punto y final al proceso emancipador. Pese a las presiones judiciales, políticas y económicas emprendidas desde Madrid, los campeonatos cántabros de las cuatro modalidades autóctonas han comenzado con normalidad y buena afluencia de público. 

Todo este proceso comenzó en diciembre de 2008, cuando Fernando Diestro, de la FCB, optó a la presidencia de la Federación estatal, que aglutina desde el bolo palma al bowling, pasando por alguna que ni siquiera utiliza bolos. Jose Luis Boto, un asturiano procedente del Bolo de Tineo, ganó esas elecciones y optó por "atar en corto" a las distintas modalidades, que desde 1941 se regían de forma autónoma por un acuerdo tácito. A partir de ahora, sería la asamblea de la FEB, integrada por representantes del bolo leonés, del burgalés o de la cuatreada, entre otros, la que decidiría sobre los bolos cántabros.

La Cántabra, que partía de una posición de fuerza (el bolo-palma es la modalidad y Cantabria el territorio con mayor actividad) no estaba dispuesta a admitir que se ningunease su soberanía. Pero los repetidos intentos por volver a la situación anterior y recuperar cierta autonomía en la gestión toparon con la postura inamovible de la Española. Fue cuando, según los responsables de la Federación Cántabra, comenzó una "caza de brujas" desde Madrid, con sanciones a jugadores, árbitros y directivos, algo que en vez de propiciar la sumisión inspiró la idea de sacudirse una tutela tan incómoda.

Fue en una asamblea extraordinaria de la FCB a finales de 2009, en el Salón de Actos de la Casa del Deporte, donde se plasmó la propuesta de independizarse de la Federación Española. Intervino José Antonio Abascal para plantear el problema y proponer la independencia federativa, postura que apoyó Ramón Sánchez Mier, señalando que "siempre los temas de bolo palma lo trataron las gentes de bolo palma". Dámaso Tezanos mostró su decisión de "ir solos en este barco", si bien Manuel Mora pidió otra asamblea extraordinaria para decidir. Tan solo se abstuvo el representante del pasabolu-tablón, por sus circunstancias especiales, pero mostró su absoluto refrendo a la decisión de la Federación Cántabra. Ésta se celebraría dos semanas después, con 39 de los 40 asambleístas votando a favor de la independencia y elaborando unos nuevos estatutos que se publicarían en en BOC meses más tarde.

Entre tanto, Jose Luis Boto Álvarez, Presidente de la Federación Española de Bolos, emprendía una campaña de "cartas abiertas", advirtiendo a la Federación y la as instituciones cántabras de su sometimiento a las leyes estatales, y solicitando la calificación de los acuerdos asamblearios cántabros "como nulos de pleno derecho". El segundo escrito iba dirigido personalmente a Miguel Ángel Revilla, a quien reprochaba que "Los acuerdos de la Asamblea de la FCB, han llevado finalmente a resultados tan separatistas como su desintegración de la Federación estatal, [...] situación que no ha tenido lugar ni siquiera en conflictos surgidos con federaciones deportivas de Cataluña o País Vasco y que se encuentran perfectamente integradas en el ámbito federativo estatal". Concluye la misiva con el ruego a Revilla de que "intercedas en este asunto, instando la adopción de medidas necesarias que tiendan a restablecer la legalidad vigente y el normal ejercicio, por todos y para todos, del deporte de los Bolos en Cantabria, evitando la disgregación de este deporte y un largo camino judicial que perjudique todavía más al colectivo de los Bolos, que no debe estar inducido por posiciones separatistas y discriminatorias que tantas veces has condenado públicamente".

Lejos de dar resultado sus acusaciones de "anticonstitucionalidad", las posiciones de unos y otros continúan inamovibles y la FCB ha convertido en realidad, por la vía de los hechos, la constitución de un organismo deportivo soberano. Incluso, los jugadores del oriente de Asturias (cuya Federación de Bolos ha decidido recientemente seguir el mismo camino que la Cántabra pese a las amenazas del Principado de cortar las ayudas) a través de un acuerdo, participaron en los Campeonatos Interautonómicos organizados por la Cántabra.

La Federación Española de Bolos ha tratado de crear una delegación en Cantabria, pero se vé obligada a organizar unas competiciones muy devaluadas, sin la presencia de los mejores jugadores del país. Por su parte, la Federación Cántabra y los jugadores que forman parte de ella ("la mayor parte y, sin discusión posible, los mejores", según afirma la gente del mundo del birle) no podrán participar en el Campeonato de España, lo que no parecía preocupar a su presidente, Fernando Diestro, que ya en la asamblea de 2009 dijo "prefiero bolos en Cantabria sin Campeonatos de España, que Cantabria sin bolos", recibiendo una gran ovación de los asambleístas.

En División de Honor, las ligas de Bolo-Palma y Pasabolo Tablón han comenzado ya de forma exitosa, y los de Pasabolo Losa / Trasmerano y Bolo Pasiego lo harán este fin de semana, con total normalidad y un desarrollo positivo. Además, con iniciativas como Madera de Ser se persigue que "nuestros escolares, en su proceso de educación integral, tengan conocimiento de la cultura y tradiciones del pueblo cántabro a través de las distintas modalidades de Bolos".

Territorio: 

Comentarios

Ojalá esta noticia fuera más

+1
0
-1
Ojalá esta noticia fuera más allá del ámbito bolístico y se extendiese a la realidad Cántabra completa.

Debería haber una asignatura obligatoria en la educación de Cantabria, en la que se estudiasen nuestra cultura, costumbres, deportes... pero parece ser que a los "cantabristas" del PRC les preocupa más cargarse nuestro ecosistema con un tren para ricos como el AVE, o la audiencia que tiene La Noria cuando sale el exfalangista de Revilla...