Descenso a 2ªB de un Racing que toca fondo

Felipe de la Torre (Cronómetro Deportivo)
| 04.06.2013

aficion_el_toralinHoy es el día en el que más me va a costar escribir un artículo de toda mi vida. Tampoco es que tenga una larga trayectoria en esto, es más, aún no llega a los dos años cuando empecé en mi blog personal a contar noticias, historias, sentimientos que tenían que ver con mi amor incondicional al Racing de Santander especialmente, y al deporte cántabro en general. Luego fui creciendo como persona y como profesional, hasta incluso poder llegar a un medio digital como éste, en el que comparto espacio con tantos y tan buenos profesionales de la prensa deportiva a nivel nacional.

Hoy tengo que escribiros para contaros que se cumplió la peor de las pesadillas de todo racinguista, el descenso a 2ªB después de 23 años en los que el Racing no pisaba la categoría de bronce del fútbol español, además en la que menos ha militado el club en sus 100 años de historia. Si ya simplemente por este dato os podéis imaginar  lo duro que es, quienes leáis este artículo siendo ajenos al sentimiento racinguista o a Cantabria, imaginaros si encima éste descenso va acompañado de continuos rumores interesados de la muerte del equipo si éste hecho ocurría, y de confirmarlo tras una campaña en el que el sentimiento mayoritario ha sido el de la vergüenza por todo lo vivido desde que comenzó la temporada.

Es el descenso de la vergüenza, no por unos jugadores que no han dado para más, ni por los técnicos que se sentaron en esta campaña en el banquillo verdiblanco, que tampoco valieron para mucho, sino por la ausencia de justicia por parte de los tribunales, especialmente en verano, para haber puesto remedio a todo este choriceo que hoy se lleva a un club histórico a 2ªB, o al poder político, que dio la espalda al club amparando a los que lo han destrozado, encabezados por el actual Presidente del Gobierno Autonómico de Cantabria Ignacio Diego. Sin olvidar al anterior, que dejó al Racing en el comienzo de ésta debacle, Miguel Ángel Revilla. Tampoco me puedo olvidar de la vergüenza que algunos medios de comunicación de esta tierra han dado haciendo campaña por matar al Racing y salir con un nuevo club donde colocar a los mismos que en otras épocas se sirvieron de nuestro equipo.

Es muchísima la rabia, incomprensión y sufrimiento, mezclados con la vergüenza que anteriormente os relataba, que siente hoy el racinguismo en el día más duro de la historia moderna. La afición que acompañó ayer al equipo a Ponferrada en gran número (700 una vez más) acabo el partido rota, pues aunque se podía prever el desenlace fatal, el equipo después de unos pésimos cambios del técnico Alejandro Menéndez no fue capaz de aguantar el 0-2 que parecía dejar el partido cerrado a nuestro favor, y acabo empatándolo, hundiéndonos aún más en la tabla.

Difícilmente podré conseguir plasmar todos los sentimientos que ayer hicieron de mi un mar de lágrimas, por el terrible desenlace deportivo del Racing, y con un oscuro horizonte por delante en lo institucional, donde los poderes fácticos de esta maravillosa tierra ya han puesto en marcha hace tiempo su maquinaria para triturar y destrozar esta centenaria entidad, sin importarles lo que significa para el pueblo cántabro, y sobre todo con el fin de salvar la papeleta a Francisco Pernía Calvo, miembro del Partido Popular de Cantabria, principal responsable de la ruina actual del club. Les da igual incluso enterrar una deuda millonaria (de €uros) en la que incluso hay dinero en juego del propio Gobierno cántabro, con tal de que esto se acabe, y que el pueblo, tan borrego como le desean, se haga afín y gaste su dinero en un nuevo club sin historia y que nada tendrá que ver con nuestro amado Racing. El insulto a la inteligencia en su máxima expresión.

Ahora tras tocar fondo sólo tenemos dos caminos posibles a recorrer, dos caminos a elegir, y el que escojamos marcará nuestro futuro, como club y como pueblo. O escogemos rendirnos y que se liquide el club, a la espera de hacernos de un nuevo club que no será jamás el de nuestros padres y abuelos, donde volverán a dirigirlo todo los de siempre, o escogemos luchar por comenzar de 0 en 2ªB y contra quien haga falta, para que nos devuelvan unos mínimos con los que sentar unas bases de futuro a largo plazo, asumiendo la deuda y repoblando todas las parcelas institucionales y deportivas con sabia nueva que vengan a servir, y no a servirse del club.

Yo desde luego escojo luchar, y no me rendiré hasta la victoria o la muerte. Puede sonar “telenovelesco” pero es la realidad, yo no puedo cruzarme de brazos viendo como pisotean al racinguismo y su historia, que al fin y al cabo es la que hace grande a esta entidad. Ahora van a repetir hasta la saciedad en muchos medios y muchos periodistas de los que se creen que sientan cátedra cada vez que hablan o escriben que el Racing no puede tener futuro en 2ªB y con ésta deuda. Que no os engañen, si se trabaja bien y como se debe, con el apoyo de la masa social verdiblanca, no sólo es posible el futuro del club, sino que es seguro.

Hay grandes jugadores cántabros perdidos por divisiones menores de España y otros países con los que combinándolos con algunos de nuestros jugadores del filial, (si lo conseguimos salvar antes de que Urquijo arrase con todo), más algún refuerzo puntual estoy seguro que armaremos un equipo sólido y capaz de regresar a la división de plata en poco tiempo. Es importante hacer un club de arriba a abajo prácticamente nuevo, por lo que no contaría con casi nada de lo que a día de hoy hay en el club, y a partir de ahí empezar a remar todos juntos en la misma dirección, en la de la salvación del Real Racing Club de Santander de 100 años de historia.

La mayoría hemos vivido la era más gloriosa del club viajando por Europa y con 20 años casi ininterrumpidos en primera división, ahora nos toca estar a la altura de las circunstancias y ser capaces de solventar la peor época que ha vivido nunca éste club por culpa de políticos, ladrones y demás poderes que han dado la espalda al Racing y al racinguismo. Si estamos unidos y peleamos juntos nada nos podrá parar.

Desde luego que hoy se hace difícil no pensar en que todo ha llegado a su fin, más si devoráis mucha prensa deportiva de la región, donde el pesimismo lógico de la situación hará mella estos días, pero yo os invito a que luchéis conmigo, a que compartáis el sueño con el que me he levantado hoy en mi mente. El sueño de dentro de 5 ó 10 años ir al Sardinero un domingo cualquiera de la mano de mi hijo a ver un partido del Real Racing Club de Santander, dándome igual la división en la que milite, y poder contarle como yo y muchos de los amigos con los que me iré encontrando y compartiendo un rato hasta el comienzo del partido, en los momentos más duros de la institución supimos unirnos y luchar, en una tierra que dicen nunca nadie se une ni lucha por nada, y conseguimos dar continuidad a la mayor pasión que pueda tener un ser humano, la pasión racinguista.

Hemos tocado fondo, ahora o nos levantamos, o nos quedamos esperando a que nos den el tiro de gracia. Yo opto por levantarme, ¿y vosotros?

 

[Información extraída de Cronómetro Deportivo]

Comentarios

Por mucho que duela, el

+1
0
-1
Por mucho que duela, el racing es un nido de viboras y lo mejor para acabar con las víboras es acabar con ellas en su nido. El Racing debe y tiene que desaparecer por completo y ser desmantelado, ya está bien de que Pernia y compañia se rian de todos a la puta cara y hagan lo que se les sale de los cojones, acabemos con esto de una vez, quitemosles su chollo.