Empate intranscendente en El Madrigal

Marcos M.R. Redaccion
| 15.04.2012

Cuando el partido en El Madrigal se moría, el Racing logró obtener un punto totalmente intranscendente para sus intereses pero que puede llegar a complicar la vida al club castellonense en su lucha por permanecer una temporada más en 1ª división.

Comenzaba el partido con Fede Castaños sentado en el banquillo racinguista en sustitución del hospitalizado Álvaro Cervera,  y este cambio lejos de quedarse en solo un mero trámite, se transmitió en la confeccion por parte de Castaños de una alineación muy parecida a la época del triunvirato encabezado por Juanjo González, en cuanto a sistema y a jugadores, con la única excepción de la continuidad como titular del joven cántabro Julián Luque.

La primera parte nos mostró al Racing más serio y digno de los últimos partidos, sin ninguna clase de alardes, pero acercándose alguna vez con cierto peligro a la portería defendida por Diego López, sobre todo en dos ocasiones por medio de Munitis tras jugada de Adrían, y del propio Adrián respectivamente, y sin pasar apenas apuros atrás a excepción de una internada del argentino Martinuccio.

Sin embargo, en el primer minuto de juego tras la reanudación, esta mejoría mostrada en la primera mitad  se vio radicalmente truncada por un garrafal fallo de Domingo Cisma, que permitía al paraguayo Hernán Pérez adelantar al Villareal en el marcador. Un fallo imperdonable si se tienen en cuenta los dos primeros goles recibidos ante el Mallorca el jueves pasado, también en el primer minuto de la primera y la segunda mitad de aquel encuentro.

A partir del gol de Hernán Pérez volvió el pésimo Racing de los últimos meses, pero la sorprendente falta de ambición de un Villareal que se jugaba la vida, permitió que el encuentro llegase vivo a los instantes finales del mismo. En la última jugada del partido, un gran pase de Jairo fue introducido a la red por el argentino “Laucha” Acosta, consiguiendo así un estéril empate para el conjunto verdiblanco que mete en líos al equipo amarillo tras la victoria del Zaragoza ante el Granada.

Esperando la Junta del 19 de Mayo

A partir de ahora lo único que queda esperar en esta temporada es la llegada de la Junta General de Accionistas del 19 y 20 de mayo, cuando el club puede quedar definitivamente libre de las garras de Pernía, Bedoya, Montalvo y todos los responsables de haber llevado al Racing a la situación actual, para así poder afrontar la temporada que viene, la del centenario, con un proyecto ilusionante con gente de la casa donde lo más necesario, antes incluso que devolver al equipo a Primera división, sea la recuperación de la dignidad que durante los últimos tiempos le ha sido arrancada al club cántabro.

Como alternativa entre la masa social racinguista surge la exigencia de la democratización del club, que evitaría la perpetuación de más empresarios sin escrúpulos que pretenden manejar a su antojo al Racing persiguiendo para sí los máximos beneficios posibles. Para ello no cabe otra posibilidad que el Racing deje de ser una Sociedad Anónima Deportiva, volviendo a ser un club realmente controlado por sus socios. Sin embargo, esta opción choca con la actual legislación española, que lejos de facilitar la democratización de los clubes deportivos, favorecen su conversión en empresas especulativas.