El fútbol cántabro muestra su enorme pesar por el fallecimiento de Preciado

Redacción.
| 08.06.2012

manolo_preciadoLa Asociación de Peñas Racinguistas (APR) y la Asociación Unificada de Pequeños Accionistas (AUPA) han mostrado su "profundo respeto" y "cariño" a la figura de Manuel Preciado Rebolledo, cántabro de Astillero y jugador, capitán y entrenador del Real Racing Club, tras conocer su fallecimiento en la jornada de hoy. De la misma forma, mandan su solidaridad y su más sentido pésame a la familia y allegados, poniéndose a su disposición para lo que estimen oportuno.

Directivos, jugadores y trabajadores de la Sociedad Gimnástica de Torrelavega, por su parte, han "lamentado profundamente" la pérdida y sumándose al profundo pesar que sienten tanto los aficionados gimnásticos como el fútbol cántabro en general.

Según AUPA y la APR, el fallecimiento de Manolo Preciado es un durísimo golpe para su familia, pero también para el fútbol en general y para el racinguismo en particular. "Figuras tan carismáticas, comprometidas y de reconocida solvencia son las que hacen grande a Manolo Preciado", han manifestado. Manolo Preciado siempre será un referente y un indiscutible racinguista que, además, vivía con especial sensibilidad la actual situación del Club. De hecho, cedió sus acciones a AUPA para que el colectivo de los minoritarios defendiera su candidatura en la pasada Junta de Accionistas.

Su muerte es un duro golpe en un año donde,además, han fallecido otros ilustres como Terio Somonte, Juan Carlos Pérez o Francisco León. Precisamente el recuerdo de su figura, de lo que ha sido y ha representado, "es el estímulo del que debe beber el racinguismo para reforzar las profundas raíces sentimentales que sustentan al Real Racing Club". "En los momentos más duros, Manolo Preciado siempre será una guía", reconoce el racinguismo organizado. Descanse en paz.

Comentarios

Es cuanto menos significativo

+1
0
-1
Es cuanto menos significativo que la muerte de una persona a la que no conocía en persona pese tanto como la de un familiar cercano. Han pasado unos cuantos días y todavía se me empañan los ojos al acordarme de tan triste noticia.
Siempre tuve la esperanza de que volvieras al Racing y que empezase una nueva andadura para el equipo, cansada ya de tanto chorizo y mangante que están extinguiendo todo sentimiento racinguista.
El dicho de “siempre se van los mejores” nunca fue tan cierto como lo ha sido contigo.
Nunca morirás amigo, porque siempre estarás en nuestro recuerdo. Que la tierra te sea leve.