"Me tuve que marchar, pero ha sido lo más apasionante que me ha pasado en la vida"

Patricia Manrique
| 10.04.2012

marosa_montasMarosa Montañés es periodista. Trabajó en Radio Nacional de España (RNE) en Santander, de 1972 a 1987, algo más de un año en RNE en Valencia, y desde 1989 hasta 2007 en Radio Televisión Española (RTVE).

La cobertura a pie de calle y la información que transmitió en RNE aquel Jueves Santo le supusieron una marcha forzada de Cantabria a finales del verano de 1987, pues desde aquel día tuvo dificultades para trabajar y se la descalificó incluso en la prensa escrita. No se arrepiente de nada. Hoy está prejubilada, es presidenta de Mujeres Periodistas del Mediterráneo y de la Asociación Valenciana de Espectadores Vermás.

ENFOCANT: ¿Dónde estabas en el 87?

MAROSA MONTAÑÉS: Yo soy periodista vocacional porque quiero descubrir la verdad de las cosas, de los acontecimientos y de las personas. Por ese motivo, cubrí, el 16 de abril de 1987, los sucesos más sangrantes de Reinosa, en los que vi hecho realidad el "Fuenteovejuna, todos a una" porque los 13.000 habitantes de Reinosa se solidarizaron para defender los puestos de trabajo de sus comarca en las tres empresas sobre las que se cernía la reconversión industrial. En mi horario, ese jueves santo, fiesta en Cantabria, me fui a Reinosa las 8 de la mañana con un técnico, con todo el aparataje de esa época, a informar de lo que viese. Desde aproximadamente las 9 hasta pasadas las doce de la noche -llegué a casa a las 3 de la mañana-, estuve informando de todo lo que vi: gente que defendía sus derechos y los derechos de sus hijos. Habían realizado cortes en las líneas férreas y otros actos, pero no estaba teniendo el reflejo deseado en los medios y se planteó una nueva acción para el Jueves Santo. Las hoy famosas 'caceroladas' iban a estar por todo el pueblo, y de ellas se encargaban sobre todo las mujeres. El Gobierno, entonces socialista, envió un gran contingente de guardias civiles y tanquetas para tomar a la población civil, para que no se cortara el tren ni hubiera ningún incidente. Yo fui informando de lo que en cada momento fue pasando con testimonios. 

ENFOCANT: ¿Qué recuerdos destacarías? ¿Cómo lo viviste? 

M. MONTAÑÉS: Recuerdo que una tanqueta llegó al campo de futbol y pararon el partido, y lo conté porque lo me lo contaron los futbolistas. También recuerdo que la Guardia Civil entró en un ambulatorio de la Seguridad social cacheando a la gente, incluidas señoras, porque había gente joven que estaba con tirachinas. La defensa de la población civil era con tirachinas, te puedes imaginar la desproporción. Fui recabando testimonios... Yo lo viví con la mente fría porque me interesaba mostrar la verdad de los hechos, explicándole a la gente lo que estaba pasando pero a través de los propios protagonistas, siendo una correa de transmisión, testimoniando lo que estaba viviendo la gente a mi alrededor. A las ocho, en el informativo de la noche, me dieron 20 minutos de cobertura de un informativo de media hora. Hice una versión lo más completa posible con los testimonios acumulados.

ENFOCANT: Parece que a ‘los de arriba’ eso no les gustó, ¿qué pasó?

M. MONTAÑÉS: El problema surgió cuando entrevistaron al delegado de Gobierno, Antonio Pallarés, después de mi intervención. ‘No sabía bien’ lo que estaba pasando y, de alguna manera, se quedó al descubierto su 'falta de información', por decirlo en plan fino. Desmintió todo lo que yo había dicho, cuando en realidad no lo había dicho yo sino los y las protagonistas: mujeres cacheadas, el partido de fútbol interrumpido con una tanqueta, la Guardia Civil irrumpiendo en el ambulatorio... Por eso, en julio del 87, el Diario Montañés publicó un artículo firmado por Manuel Ángel Castañeda, entonces director, que hablaba de la "segunda víctima de Reinosa", refiriéndose a mí, porque entre aquel 16 de abril hasta julio, hubo elecciones autonómicas y municipales, que yo siempre había cubierto, pero esas fueron las únicas que, a modo de castigo, no me fueron encomendadas. Me leía unos 20 libros al mes, porque llegaba y no tenía trabajo. Me planteé que tenía que salir de ahí, qué opciones había -porque yo estoy por oposición en RTVE- y, al cabo de unos meses, en septiembre, se quedó libre una plaza en Valencia y me vine. Si mi futuro iba a ser fichar, leer libros y volverme, yo no quería esa vida.

ENFOCANT: ¿Se te amonestó de forma explícita?

M. MONTAÑÉS: Por escrito no, pero el director me dijo "de aquí te vas a ir, pero fastidiada". El 17 de abril, Juan González Bedoya, senador socialista y director de Alerta durante años, me tildó en un artículo en el Alerta de "periodista vietnamizada", "tremendista informativa" e "irresponsable profesional". A continuación, escribí yo un artículo en el Diario Montañés titulado "Yo conté lo que vi", al que hubo unas cuantas adhesiones. Llevé a González Bedoya a los tribunales, pero, como tenía inmunidad parlamentaria por ser senador, la cosa terminó en tablas porque se desestimó, aunque las costas del juicio las pagó él. De todos modos, para mí ha sido lo más apasionante que me ha pasado en mi vida. No lo veo como algo negativo.

ENFOCANT: A tu juicio, toda la reconversión y el hecho de que Cantabria no tenga más industria responde a un motivo, ¿Cuál es tu tesis?

MAROSA: En la época de Franco, para deshacer el Frente del Norte, ya que tenía Bilbao mucha industria y Asturias mucha minería e industria, no quisieron invertir en Cantabria para que no hubiese un frente común de trabajadores. Ya que Reinosa tenía tres importantes empresas, querían darle "leña al mono". Es mi visión personal. ¿Por qué Cantabria no tiene demasiadas industrias? Si en Bilbao, con todo lo que significa Vizcaya, y Asturias, con todo lo que ostentaba de minería, el poder lo tenían los trabajadores, había que cortarlo por el medio. Si inviertes mucho en Cantabria, harás todo un frente común del norte de los trabajadores. Si no aceptas inversiones allí, tienes el corte. En Reinosa había un clave.

 

[Imagen de la Federación de Asociaciones de Periodistas en España (FAPE)]

Territorio: 

Comentarios

Buenísima entrevista, me ha

+1
0
-1
Buenísima entrevista, me ha encantado, Reinosa 87 es un tema al que nunca se le dará la suficiente importancia histórica. Me lo pongo en favoritos. Qué asco, cómo han usado y usan a Cantabria de cortafuegos.

Efectivamente, el mismo

+1
0
-1
Efectivamente, el mismo impresentable oportunista, indigno lameculos progresista. El mismo que tildó la manifestación pro-amnistia del 7 de Febrero de 1976 (violentamente reprimida, sin respetar ancianas paleadas a la altura del Túnel) de "algarada de la izquierda festiva", en contraposicion a una supuesta "izquierda seria" que sería el y sus amigos. Un perro "progresista" y "democrata", como tantos oportunistas.

Por cierto la Marosa Montañes era una conocida miembro del Opus dei en Santander.

El impresentable este de

+1
0
-1
El impresentable este de Bedoya ¿es el mismo que se presentó hace no tantos años junto con IU a las elecciones?.

Si es así, vaya compañeros de viaje que tiene cierta gente "de izquierda".

Muy interesante la entrevista, se evidencia como en el mundo del periodismo el que no se ve es condenado al ostracismo.