Los trabajadores asturianos intoxicados por mercurio continúan su lucha

D. Lobete
| 16.11.2013

Hoy se cumplen ocho días del comienzo de la huelga de hambre mantenida por cinco obreros frente a la empresa Asturiana de Zinc S.A., en San Juan de Nieva (Asturias). Los trabajadores, que duermen en una tienda de campaña junto a las instalaciones acompañados de sus familiares, reivindican que la empresa se haga responsable de las consecuencias del accidente sufrido por estos trabajadores hace aproximadamente un año.

Ayer viernes los servicios médicos acudieron a la acampada para realizar análisis a los huelguistas. Al constatar que uno de ellos se encontraba en mal estado de salud, fue trasladado al hospital de Avilés. Al parecer, su estado no se debe tanto a la huelga de hambre como a los síntomas de la intoxicación que padece.

La empresa no se hace cargo de la negligencia

En diciembre de 2012, unos 50 trabajadores recibieron el encargo de la empresa de cambiar una serie de tubos de acero de un intercambiador de calor, en una fábrica de la empresa 'Asturiana de Zinc' (AZSA). Los operarios ignoraban que en aquel lugar había una alta concentración de mercurio, un metal perjudicial para la salud por ser altamente tóxico. La mayoría quedaron intoxicados en diferente grado y ocho de ellos tuvieron que ser ingresados de urgencia. A día de hoy los trabajadores afectados padecen síntomas graves como depresión, pérdida dental y de uñas, mareos, problemas de hígado y riñones.

La empresa asegura que no puede hacer nada por los trabajadores, y descarga la responsabilidad en el Instituto Nacional de la Seguridad Social, pues considera que son quienes tienen competencia para determinar si sus dolencias pueden declararse como enfermedades profesionales.

No están solos

Los huelguistas cuentan, además de con el apoyo de sus familias y amigos, con el de diversas organizaciones políticas y sociales de Asturias, que se han puesto en contacto con ellos para expresarles su solidaridad. Así, tanto la Corriente Sindical de Izquierdas, como Conceyu Abiertu, CCOO o CNT, entre otros sindicatos y organizaciones políticas, han mostrado su solidaridad con los acampados, además de vecinos y otras personas a título individual, y el propio Ayuntamiento de Castrillón, que ha habilitado una carpa junto a los acampados.

En este sentido, el próximo lunes 18 a las 17 horas hay convocada una concentración de apoyo a los huelguistas en el lugar donde se encuentran acampados y que, se espera, contará con amplia asistencia. 

[Imagen extraída de Glayiu.org]

Territorio: 

Comentarios

Yá, pero a ver si, en vez d

+1
0
-1

Yá, pero a ver si, en vez d'un topónimu oficial n'asturianu, sía un topónimu vascu, catalán o gallegu, lu caltenéis n'español: Por exemplu La Coruña, Orense, Lérida o Gerona (qué sedrán más comunes en Cantabria qu'A Coruña, Ourense, Lleida o Girona). Nun ye entrar en polémica, pero bah, ho. Ye que la toponimia asturiana nun se respeta, que nun la respete LNE o'l Diario Montañés, pase, pero nun pueo callar qu'esti mediu cántabru (que sigo) nun faiga siquiera un guiñu al topónimu tradicional asturianu (yá nun digo al exotopónimu cántabru correspondiente al topónimu asturianu).

Un saludu dende Asturies, non obstante, y p'alantre con esti diariu.

Bones. Coméntote que notres

+1
0
-1

Bones. Coméntote que notres noticies nun ponemos London nin Deutschland porque en xeneral s'emplega'l topónimu d'usu más común en castellán o en cántabru (si ta escrito nuna o notra llingua) ye verdá que son coses discutibles y hay exceiciones per un llau y per otru. Nun ye la mio intención tar por equí discutiendo sobre esi tema, pero si quiero que quede claru que en dengún casu ye por menospreciu a la toponimia n'asturianu nin a la llingua asturiana que siempre hemos sofitau dende esti mediu. Un abrazu y gracies pola to aportación. 

En la siguiente noticia

+1
0
-1

En la siguiente noticia ponéis "Texas", pero aquí ponéis "San Juan de Nieva" en vez de "San Xuan". Estaba bien respetar la toponimia asturiana, que para eso sois un medio de izquierda y cantabrista. Muy mal