Muere Mijaíl Kalashnikov, el padre del AK-47

María Rado
| 26.12.2013

kalashnikovMijaíl Kalashnikov, el inventor del arma más prolífica y fiable del mundo, murió el pasado lunes a los 94 años de edad en la República de Udmurtia debido a una hemorragia estomacal.

Así lo confirmaba el portavoz del Gobierno y del Presidente de la República, Victor Chulkov, en su página de Facebook: “Hoy, 23 de diciembre, recibimos la triste noticia: tras una larga y grave enfermedad ha fallecido a los 94 años el legendario diseñador de armas de fuego Mijaíl Timoféyevich Kaláshnikov”. 

Kalashnikov se alistó en el Ejército Rojo en 1938 y durante su estancia en el hospital tras haber resultado herido en la Batalla de Bryansk de 1941, escuchó a sus compañeros quejarse sobre las obsoletas carabinas soviéticas. Basándose en estas críticas comenzó a idear un nuevo arma que concluyó en 1947: la Avtomat Kalashnikov, modelo 1947 (AK-47).

En reconocimiento a lo que se consideró una gran aportación a la lucha soviética, fue reconocido con la Orden de Stalin de Primera Clase en 1949, en 2004 el presidente Valdimir Putin le condecoró con la Orden al Mérito Militar y en 2009, y coincidiendo con el 90º cumpleaños del inventor el entonces presidente Dimitri Medvedev le otorgó el más alto distintivo de la Federación: fue nombrado Héroe de Rusia.

El arma más usada del mundo

El fusil se encuentra oficialmente en uso en 55 países e incluso forma parte del diseño de la bandera de estados como Mozambique o Timor Oriental. El bajo coste, la fiabilidad y la resistencia a condiciones adversas como la lluvia o el barro han hecho de este fusil el más popular tanto en los ejércitos regulares como en los grupos guerrilleros. Durante la Guerra Fría, la URSS suministró este arma a los milicianos sandinistas de Nicaragua, los guerrilleros del Viet Cong, a las FARC colombianas o a los combatientes de la OLP de Palestina. Así como los talibanes afganos, organizaciones vinculadas a Al Qaeda o grupos del narcotráfico también han dispuesto de ella.  

En junio de 2006, Amnistía Internacional, Oxfam Internacional y la Red de Acción sobre Armas Pequeñas lanzaron un informe en el marco de la campaña Armas Bajo Control, en el que se aseguró que el AK-47 era el arma peor regulada del mundo. Existen muchos centros de producción además de enormes excedentes del fusil lo que, unido a la ausencia de leyes que regulen sus transferencias supone el escenario perfecto para los traficantes de armas, grupos armados y delincuentes. 

A esta desregularización se une la inexistencia de una patente que registre la marca Kalashnikov en términos de derechos de autor, por lo que en todo el mundo se producen copias ilegales del fusil imposibles de rastrear. "El AK-47, que no está sometido a regulación alguna y está fuera de control, está alimentando los conflictos y la pobreza en los países menos desarrollados”, declaró Jeremy Hobbs, director de Oxfam Internacional.

Tanto es así, que tras la publicación del informe, el propio Mijail Kalashnikov pidió controles más estrictos. En una declaración realizada el mismo día de la publicación del informe señaló que “debido a la falta de controles internacionales sobre la venta de armas, las armas pequeñas pueden llegar fácilmente a cualquier lugar del mundo para ser usadas no sólo para la defensa nacional. También caen en manos de agresores, terroristas y todo tipo de delincuentes (...) Cuando veo la televisión y veo armas pequeñas de la familia del AK en manos de bandidos, no puedo dejar de preguntarme cómo las han conseguido”.

¿Libertador o cómplice de 250.000 muertes?

Unido a la polémica debido a su invento, a Kalashnikov se le han achacado tanto las victorias logradas por los pueblos oprimidos que empuñaban su arma, como las barbaridades cometidas por señores de la guerra que enseñan a niños a usar el AK-47. Se considera que los kalashnikov han causado más muerte que el fuego de artillería, ataques aéreos y ataques combinados con cohetes. Unas 250.000 personas mueren al año tras ser disparadas con este fusil.

Kalashnikov, por su parte, siempre había asegurado que inventó el fusil para ayudar a su pueblo a luchar contra los nazis y que cualquier otro uso del arma excede su responsabilidad. En una entrevista concedida en 2006 al periódico británico The Guardian declaró: “duermo profundamente, el hecho de que muera gente por un AK-47 no es culpa del diseñador, sino de los políticos que recurren a las armas en lugar de llegar a un acuerdo”.

Imagen: www.kremlin.ru.

Territorio: