Más de 15.000 personas despiden al cantante antifascista Killah P en Atenas

Diagonal
| 20.09.2013

"Para aquellos que me traicionaron apuñalándome por la espalda quiero hacerles saber que no me molestaré en llorar".
Killah P. - Canción No llores, no tengas miedo

Segundo asesinato cometido por individuos vinculados con el partido Amanecer Dorado en Grecia tras el de un joven de origen pakistaní el pasado mes de enero.

La noche del martes era asesinado en el barrio obrero de Keratsini, en la zona del Pireo (Atenas), Pavlos Fyssas, cantante de hip-hop de 34 años conocido popularmente como Killah P, políticamente comprometido con Antarsya (Frente de la Izquierda Anticapitalista Griega). La versión policial restaba importancia al ataque haciéndolo pasar por una pelea a la salida de un bar a raíz de un partido de la Liga de Campeones entre el Olympiacos y el Paris Saint-Germain. El portavoz de Antarsya ha negado esta versión y ha denunciado que se trató de un asalto planeado. Entre 15 y 40 personas, identificados por los testigos como militantes de Amanecer Dorado, partido que cuenta con una representación parlamentaria en Grecia de 18 diputados, esperaban a Fyssas a la salida del bar. Al tratar de escapar, un coche le cerró el paso y de él salió un hombre que le asestó tres puñaladas, dos en el corazón y una en el estómago. Fyssas fue trasladado al hospital todavía con vida y moría a las horas. A la mañana siguiente era detenido Giorgos Roupakias, de 45 años, que confesaba tanto el asesinato como la naturaleza política de su acto.

Durante las primeras horas, los portavoces de Amanecer Dorado negaron que Roupakias fuese miembro de su organización y amenazaron con tomar medidas legales contra quienes intentasen implicarles en el asesinato. Sin embargo, la policía confirmaba al periodista Yannis Souliotis del periódico Kathimerini, que habían encontrado el carnet del partido a nombre de Roupakias en su cubo de basura.

Amigos y familiares de Fyssas han denunciado la pasividad policial durante el asalto, que se encontraba en la zona y no hizo nada para parar lo que estaba sucediendo. Según estas fuentes, la policía presente se excusó diciendo que no habían podido intervenir porque los asaltantes eran demasiado numerosos. También han despertado el rechazo de los movimientos de izquierda las declaraciones realizadas por miembros del Gobierno insistiendo en la teoría de un enfrentamiento entre extremistas de signo contrario.

El asesinato de Paulos Fyssas no es un hecho aislado sino uno más de los ataques que han llevado a cabo integrantes de Amanecer Dorado en las últimas semanas. El pasado jueves, mientras un grupo de 30 miembros del partido comunista griego KKE colocaban carteles en el distrito vecino de Perama, un grupo de 50 personas que portaban insignias de Amanecer Dorado los atacaron con barras de hierro y palos de clavos. Nueve de los agredidos tuvieron que ser hospitalizados. Uno de los agredidos fue Sotiris Poulikoyiannis, presidente del sindicato de trabajadores del metal, que declaraba que cuando fueron a por ellos sus atacantes gritaban: “¡nosotros controlamos este lugar, es nuestro!”. “Iban bien preparados y equipados. No fue un ataque casual. Las dos personas al mando del grupo incluso se identificaron”, explicaba Pulikoyiannis. Según declaraciones de Christos Giovanopoulos, de Solidarity4all, la policía no hizo nada en el momento de este ataque. Al final fueron arrestadas un par de personas, pero quedaron en libertad al poco tiempo. "Esto es lo que dio vía libre a Amanecer Dorado para escalar sus ataques", afirma Giovanopoulos.

Respuestas y movilizaciones

Tras el asesinato de Fyssas, esa misma noche se convocaron manifestaciones en el barrio de Keratsini en el que el rapero fue asesinado. En la tarde del miércoles, se llegaron a congregar en el lugar más de 15.000 personas. Mientras el bloque encabezado por el KKE (Partido Comunista griego) realizaba un recorrido por las calles del barrio, otro bloque encabezado por grupos anarquistas atacaba bancos e incluso la comisaría de policía del barrio en que se estaba produciendo la manifestación. Segun informa la web info-war.gr, un joven habría perdido un ojo tras recibir el impacto de un bote de gas lacrimógeno lanzado por la policía.

Los enfrentamientos entre antifascistas y la policía, que defendía las sedes de Amanecer Dorado, se repetían en otras ciudades griegas como Salónica, Partasso, Komotinie, Larissa o Patras. En esta última, un ex oficial de la armada italiana disparaba un arma contra los manifestantes, siendo posteriormente arrestado por la policía griega. Para esta tarde están previstas grandes manifestaciones en toda Grecia, coincidiendo con el entierro de Fyssas.

En opinión de Christos Giovanopoulos, "no hay duda de que el aparato más fuerte del que dispone Amanecer Dorado son los propios grupos policiales encargados de la represión de los disturbios civiles, en otras palabras, del "enemigo interior", de las personas que luchan, los trabajadores, etc. Esto es lo que describimos en Grecia como "paraestado", formado por los tentáculos más antidemocráticos del Estado".

Información e imagen extraídas de Diagonal

Territorio: