El PCPE, contra la represión a la izquierda independentista vasca

Diegu S. G. Redacción.
| 15.01.2015

A primeras horas de la mañana del 12 de enero de 2015, la Guardia Civil inició una operación en la que fueron detenidos 16 militantes de la izquierda independentista vasca y registró numerosos locales, entre ellos el del sindicato vasco LAB. Entre esas personas detenidas se encuentran abogados y abogadas que estaban preparándose para asistir a juicios esa misma mañana en Madrid y Bilbao y que tuvieron que ser suspendidos debido a esta redada.

A todas estas personas se les acusa de integración en banda terrorista y de delitos contra la hacienda pública por, presuntamente, no haber declarado un dinero obtenido mediante aportaciones populares en la movilización del día 10 de enero a favor de los derechos de las presas y presos políticos vascos.

Según valora el partido comunista, el Estado Español se encuentra "dentro de la lógica represiva que se agudiza producto de la crisis del capitalismo", e intenta atacar con esta nueva acción represiva un pilar fundamental de la lucha obrera y popular como es la solidaridad. Desde PCPE consideran necesario remarcar varios aspectos importantes de lo sucedido:

En primer lugar, que mantener a los presos a miles de kilómetros de sus lugares de origen, saltándose la legalidad del Estado, a la par que no se financian los viajes a esas familias, hace necesario un entorno de solidaridad para asistir a esos presos en todo lo relativo a los viajes de los familiares, ropa, peculio, etc.

En segundo lugar, que incautarse del dinero recaudado mediante aportaciones populares para financiar esos viajes no es admisible y no puede menos que ser condenado.

Según valoran, la redada no ha ido dirigida contra Sortu, ni contra LAB, aunque "no cabe la menor duda que han sido objeto de una represión inadmisible por parte del Estado". Pero el objetivo central han sido
las familias de los presos y presas y todas las personas que a diario luchan por su libertad.

Según señalan, "la respuesta popular a problemas sufridos de manera colectiva no es un delito". La solidaridad y sus expresiones "son legítimas" y "deben de ser respetadas en toda su extensión".

Finalmente, el PCPE insiste en que "el acercamiento de los presos y presas es una necesidad acuciante y un derecho irrenunciable".

"Es necesario avanzar hacia el socialismo"

Por ello, se suman a la denuncia por la vulneración de derechos fundamentales. "La oligarquía española, de la mano del gobierno español, no tiene ninguna intención de acabar con el estado de sitio que mantiene contra la Izquierda Abertzale", valoran.

En su opinión, todo lo acontecido es producto de la agudización de las contradicciones en el seno del capitalismo. "En el capitalismo no es posible encontrar una solución favorable a los intereses y necesidades del pueblo trabajador vasco" y por eso es necesario "avanzar decididamente hacia la construcción del Poder Obrero, el reconocimiento al derecho de autodeterminación y el Socialismo".

Territorio: