El petróleo amenaza con manchar el futuro de Canarias

Tomás J. López (Arrecife de Lanzarote, Islas Canarias)
| 14.03.2012

Ecanarias_petroleadasl pasado mes de diciembre se conoció el nombre del “ministro canario” del nuevo ejecutivo Rajoy. La inclusión del área de Energía en la cartera de José Manuel Soria no era casual. El Gobierno de España y la multinacional Repsol volvían a resucitar, con más presura que nunca, el fantasma de las extracciones de petróleo frente a las costas del archipiélago. Para ello precisaban de un buen conocedor de la realidad de canaria, “unos de los suyos” que aparentase ser “uno de los nuestros”. Y es que lo que se prevé como un inminente y redondo negocio para la compañía, y un pellizco para las arcas del Estado, choca no solo con los intereses de Canarias, sino que pone en juego la propia subsistencia de unas islas que emplean agua de mar hasta para beber.

Lanzarote y Fuerteventura, las islas más orientales de Canarias, las más cercanas al continente africano, fueron en el pasado inmediato las misérrimas de este país atlántico. Con un clima subtropical en las temperaturas pero desértico respecto a las precipitaciones, la sed fue una constante histórica que marcó el desarrollo, o subdesarrollo, de estos “pedazos insularizados de África”, que dijera un literato local. Los ataques piráticos, las erupciones volcánicas, las plagas y la arena volandera llegada del desierto sahariano marcaron la identidad de un pueblo que tuvo que recurrir a la huida (vía inmigración) y al ingenio (con una sorprendente cultura del agua aplicada a las labores del campo y a la recuperación de cada gota para el abasto de humanos, cabras y camellos) para procurar las mínimas condiciones de subsistencia sobre la tierra isleña. Todo cambió cuando en los años 60 se instalaron, casi como experimento planetario, unas de las primeras plantas desaladoras sobre tierra firme del Mundo. Y el ensayo obró el milagro. La desalación del agua marina que rodea estas peñas atlánticas ahuyentaron la secular pesadilla de la sed en el isleño y posibilitaron un desarrollo económico basado en el turismo y los servicios, en unas islas que pasaron, pocas décadas después, a ser visitadas por millones de turistas cada año: británicos, alemanes y nórdicos principalmente. Con sus muchas sombras y alguna luz, ese ha sido el modelo de desarrollo de Canarias, principalmente las orientales, las más cercanas al continente y las que con más angustia viven hoy la velocidad con que Repsol y el Gobierno de España aligeran trámites para colocar frente a sus costas plataformas petrolíferas, sin que se conozca ningún beneficio para el Archipiélago ni sus habitantes.

Hoy, la práctica totalidad de la población de Lanzarote y Fuerteventura, una parte fundamental de la de Gran Canaria y en menor medida de Tenerife usan el agua desalada para su abasto. ¿Qué líquido usarán los habitantes de estas islas si una eventual mancha de petróleo llegase a las plantas desaladoras?

Atlántico en peligro

“Con vistas al mar” es una frase hecha sin tanto valor en Canarias. No es fácil encontrar un lugar en estas islas desde donde no se atisbe el océano. Si algo define a Canarias es el Atlántico. Su identidad cultural es una genuina mezcla de los tres continentes bañados por este azul: África, América y Europa; presentes en el habla y en la mesa, en la música y las fiestas, el carácter y el recuerdo. Atlántico que atesora lo que los expertos consideran un “punto caliente” de la biodiversidad marina mundial, con más de 5.000 especies acuáticas, mezclándose las más afines a medios tropicales con otras de origen mediterráneo, junto a las arrastradas desde el norte del Atlántico por la “corriente fría de Canarias”, chorro de agua fresca que se inyecta frente a las cálidas costas norteafricanas pariendo uno de los mayores caladeros de pesca del planeta.

Cultura y natura, pero también economía. El reclamo del eterno sol primaveral y las largas playas han hecho florecer una industria turística que riega de sombrillas las costas de las islas, por cuya sostenibilidad ambiental han gritado en no pocas ocasiones los isleños. En Lanzarote, una de las islas más amenazadas hoy por el petróleo, Reserva Mundial de la Biosfera, con más de un tercio de su volcánico suelo protegido, no se recuerda manifestación más multitudinaria que la que hace justo una década echase a la calle a miles de canarios bajo el lema “Ni una cama más. Paremos la destrucción de la isla”. Una conciencia ambiental que es también la obsesión por mantener la identidad de un pueblo que ha vivido vertiginosos cambios; y por no matar a la gallina de los huevos de oro, hoy amenazada por el llamado oro negro.

El proyecto de España y Repsol

No ha sido fácil para la sociedad canaria conocer los detalles del proyecto de prospecciones que prepara el Gobierno de España y que da a Repsol el monopolio sobre la búsqueda de bolsas de petróleo en aguas del Archipiélago y su futura extracción. Las instituciones a las que el ministro Soria remitió el borrador de decreto, Gobierno autónomo y Cabildos, observaron entre las cláusulas una de “confidencialidad” que negaría a la opinión pública el conocimiento de un proyecto que amenaza su medio y su actual modelo económico.  El oscurantismo y la prisa han sido una constante en este proceso. Y cuando se han conocido datos se ha sabido que no son nuevos. El actual decreto de prospecciones es una versión apenas modificada del que ya sacara el Gobierno de España en 2002 y que finalmente no se llevó a efecto debido a la tajante negativa canaria y a una sentencia del Tribunal Supremo que paralizó los planes a instancias de las instituciones canarias por defectos de forma respecto a los estudios de impacto ambiental.

mapa_petroleo_canariasEn resumen, Repsol buscaría petróleo (“mucho y bueno” en palabras del ministro) en una serie de cuadrículas autorizadas por el Gobierno español y situadas en las aguas que separan a las islas orientales de Marruecos. El punto más cercano a las costas canarias estaría situado a unos 13 kilómetros de la línea de mar de la isla de Fuerteventura, a pesar de que el ministro Soria aseguró que no se permitirían catas a menos de 50 kilómetros de las islas. Los propios documentos de la compañía adjudicataria, Repsol-YPF, adjuntados al proyecto ministerial, reconocen la posibilidad de derrames, vertidos y pérdida de la calidad de las aguas, incluso en las fases previas a la extracción del hidrocarburo, es decir, en las catas que inaugurarán las prospecciones.

A los peligros que supondría un eventual escape de petróleo, e incluso el impacto visual desde las costas canarias si se instalaran plataformas, se suma la delicada situación geoestratégica del Archipiélago, frente a la costa sur de Marruecos y cerca de las aguas del Territorio Ocupado del Sáhara Occidental. El hecho de que Canarias no sea un Estado archipiélagico, sino un Archipiélago adherido a un Estado como el español, le impediría según el derecho internacional trazar una mediana con su país vecino, una línea que aun no está fijada con Marruecos. Este hecho podría iniciar una situación de conflicto en el mapa geopolítico de esta región norteafricana, tal y como ya avisó el ministerio español de defensa tras el primer intento de colocar plataformas frente a Canarias.

El negocio del petróleo, impuesto desde el Estado y dependiente de una sola multinacional, pondría en riesgo la economía turística que, a pesar de sus defectos, procura cierto grado de redistribución de la riqueza mediante los trabajos ocupados por población local y la actividad de pequeñas y medianas empresas vinculadas a los servicios. Además sería un peligro para los ricos ecosistemas marinos de las islas y amenazaría al abasto de agua potable a la población residente y visitante. Un modelo insostenible también en el tiempo: según los cálculos de la compañía las extracciones tendrían lugar durante aproximadamente 25 años.

Frente a estos peligros, el Ministerio y la compañía no ha puesto sobre la mesa ni un solo beneficio para Canarias, más allá de las abstractas promesas de miles puestos de trabajo que esta misma semana y de manera personal el presidente de Repsol ha venido a anunciar al Archipiélago. La ganancia de las extracciones iría a parar a la multinacional, con un aporte fiscal de en torno a un 5% sobre el total que acabaría en las arcas del Estado español de acuerdo a la actual Ley de hidrocarburos. En Canarias, solo los devastadores efectos que pudiese ocasionar cualquier accidente. En unas islas nacidas del fuego y a cuyo vulcanismo, para colmo, se suelen asociar episodios de sismicidad baja y media, como ha vuelto a ocurrir previo y durante la erupción del Mar de las Calmas, en la isla de El Hierro.

24 de marzo, Canarias dice no

La reacción de buena parte de la sociedad civil del archipiélago y sus instituciones ha sido contundente. En el ámbito institucional, los cabildos insulares (gobiernos de cada isla) de Lanzarote y Fuerteventura han votado en pleno y por mayoría absoluta -con la sola abstención del Partido Popular- su posición contra las prospecciones petrolíferas, han alegado con celeridad el proyecto ministerial que pretende autorizar a Repsol y han recurrido a instancias europeas contra el mismo. La sumisa postura del PP canario a las tesis del gobierno español le ha costado incluso la expulsión de los consejeros conservadores del grupo de gobierno del Cabildo de Lanzarote, cuyo presidente llegó a preguntar a sus entonces compañeros del Ejecutivo insular qué agua beberíamos en caso de derrame.

Todos los municipios de las islas más occidentales del Archipiélago, y otros de las islas centrales, como Agüimes en Gran Canaria, han votado de manera idéntica contra la amenaza del petróleo. El parlamento de Canarias se posicionaba también en contra con los votos de Coalición Canaria y PSC-PSOE tras la intervención del presidente Paulino Rivero negando los beneficios del petróleo.

salida_soria_pp_arrecifePero es sobretodo la sociedad civil la que en los últimos meses se ha reorganizado en tiempo record para hacer frente a esta amenaza de la que se conocen los muchos riegos y se desconocen beneficios. A la continua labor de colectivos ecologistas como los encuadrados en torno a la Federación Ben Magec (“Hijos del Sol”, en lengua aborigen) se han sumando gran cantidad de pequeños colectivos cívicos y vecinales, asociaciones, sindicatos, fundaciones y personas anónimas. La última visita del ministro Soria a Lanzarote se saldó con una acalorada protesta de más de un centenar de personas que, vía redes sociales, se presentaron en cuestión de horas frente a la sede del PP en la isla, una protesta contundente pero pacífica que curiosamente se saldó con casi una decena de denuncias por parte de la policía española por “infracciones graves contra la seguridad ciudadana”.

Las redes sociales han comenzado a salpicarse por el negro del petróleo, se recogen firmas en la calle y a través de Internet y se han convocado asambleas populares y actos de protesta para los próximos fines de semana. La gran fecha inmediata: el 24 de marzo, cuando de forma simultánea se prevén grandes manifestaciones en las capitales de todas las islas del Archipiélago.

Efectivamente, están en juego los intereses de Canarias y sus recursos ambientales, que pretenden ser expoliados por una multinacional con la complacencia y beneficio del gobierno español. Pero hay algo más grave: está en peligro la propia subsistencia de unas islas que antes que tierra son el agua que las rodea. El enemigo es grande pero más lo son las razones para hacerle frente.

Territorio: 

Comentarios

el 0.2% de la población

+1
0
-1
el 0.2% de la población canaria ostenta el 80% de la riqueza.
Las diferencias de clase son debidas al estatus Colonial. Se confunde este concepto por una lucha anticlasista. en efecto las clases "patricias" son las principales benfactoras de las migajas y del estado subvencionado y artificial de importaciones y de lobbys y restricciones en los que españa nos tiene inmerso. Cuando nos liberarnos del status colonial y permitirnos nuestra proyección al mundo, que españa nos tiene cautivos, desaparecerían esas "costumbres" y "clases-patricias" y mejorarían la calidad de vida de los habitantes y por ende reduciría las diferencias sociales.

Siento no poder estar más en

+1
0
-1
Siento no poder estar más en desacuerdo en eso de que el canario no es, también, un problema de clases. Hay quien se conformaría con quitarle a esta sociedad desigual, injusta y en tantas cosas atrasada la bandera española y colocarle a esas mismas injusticias, desigualdades, atrasos y cacicadas la canaria con siete estrellas. Mi idea de sociedad, patria y país va más allá, es más ambiciosa.

Respecto a la mediana muy brevito puse en el artículo: "El hecho de que Canarias no sea un Estado archipiélagico, sino un Archipiélago adherido a un Estado como el español, le impediría según el derecho internacional trazar una mediana con su país vecino". Y mi punto de vista, obviamente, es que lo que haya bajo esas aguas pertenece a los canarios, tanto el derecho a explotarlo como la opción de explotarlo o no. Un saludo.

Bien, yo no veo ninguna lucha

+1
0
-1
Bien, yo no veo ninguna lucha de clases en Canarias en la actualidad, sólo veo víctimas de un sistema ecorsetado y diseñado minuciosamente por España.
Para mantener con golosinas a las burguesías isleñas, como antaño ve que se repite la misma situación.
Usted vé culpable a la burguesía isleña, tal vez la vea como colaboradora. en efecto, colabora para no perder su estatus. Prefiere ver a todos descalzos, mientras ellos van en burro.
En efecto que están sedientos de vender café y tornillos a las plataformas petrolífera.
Usted parece que los vé como enemigos del pueblo canario. Yo los veo como víctimas, de un axfisciante y encorsetado régimen diseñado por España que desde que nos metió en la CE - con el rechazo del parlamento Canario- ha establecido una economías por sustitución de importaciones - tan desastrozas en América Latina.
No quiero extenderme más pero, en definitiva, el problema Canario no es un problema de clases, como así lo ven algunos, ni de partidos políticos. Yo sólo veo una solución, y es dar un paso adelante, seguir con luchas de clases a día de hoy es dar pasos hacia los lados.
PD: por cierto, no se comenta nada de la desinformación sobre la falsa mediana con Marruecos y la campaña intoxicadora por parte de España -actuando en aguas que no le corresponden, que son marroquiés o a lo sumo de opción de soberanía de Canarias.-, sin mencionar el acuerdo Internacional de Montego-Bay, de los Archipiélagos Estado (12 millas) o los Estados Archipiélagos (200 millas)... Saludos.

Coincido, eso sí, y es una

+1
0
-1
Coincido, eso sí, y es una cuestión ideológica que saben todos lo que me conocen, que a España Canarias no le debe nada. Otra cosa será qué modelo de Canarias quiero, tanto mientras España siga como cuando se haya marchado. Ahul.

A Pablo o Jorge: Conozco el

+1
0
-1
A Pablo o Jorge: Conozco el "derecho de familias", eufemismo para el colonial y brutal "tributo en sangre" pagado por este archipiélago. Pero si usted cree que en ese fenómeno "las oprimidas" eran las oligarquías isleñas... guárdeme un cachorro de la perra Pinta y encárguese un cursillo de historia Moderna.
Las oligarquías fueron, como han sido siempre en la historia de Canarias, cómplices de la brutalidad ejercida por el poder (colonial con apoyo local) contra las clases populares, que eran quienes tenían que irse a los más insufribles lugares de Ámerica. Repoblando para bien de España, sí, pero restando también presión social en mor de unas oligarquías que evitaban así estallidos mediante tan ruin válvula de escape. Aparte de vender sus productos, claro, como parte del contrato pagado con sangre isleña.

De todos modos verá que este no es un artículo sobre la historia moderna de Canarias, sino más bien al contrario una explicación lo más sencilla posible para un medio hecho a más de 2.000 kilómetros del país tratando de informar y concienciar a otros públicos de otros pueblos.

Aparte convendrá conmigo que el fenómeno migratorio, producido en gran parte por la sed, supera con muchísimo (hasta los años 70 del XX) la práctica, a la vez colonial y caciquil, que expone. Pero sí refleja que tanto ayer como hoy se mantiene una constante: la batalla de las clases populares de Canarias tiene dos frentes. Veáse si no el afán petrolero mostrado públicamente por algunos ricachones de Las Palmas... ¿solo para lograr alguna migaja? Por supuesto, llevan 500 años haciendo lo mismo. Yo pertenezco a las clases populares de este país y mi trabajo y brega está en ese lado y no otro. Póngase usted a hablar con ellos.

Ese petróleo es Marroquí o en

+1
0
-1
Ese petróleo es Marroquí o en último término Canario en caso de ser Independiente o Estado asociado a España, pero nunca puede ser español.
España sólo tiene jurisdicción sobre las 12 millas que rodean a cada Isla, mientras que la Zona Exclusiva Marroquí llega hasta la isla de La Gomera. Pasar entre Gran Canaria y Tenerife es hacer "paso de amigo" de aguas marroquies.
España enturbia esta cuestión, publicando una mediana falsa y posiblemente acordada con el Rey de Marruecos para junto con Repsol repartirse el petróleo a espaldas de un futuro mejor para los canarios que seguiremos padeciendo hambruna y emigración masiva.

Este no es un problema Ecológico como pretende Ben-Magec - que por cierto funciona al ritmo de los servicios secretos y policia española en Canarias- el petróleo se extraerá Sí o Sí, lo haga solo marruecos o con españa.
Mientras tanto la primera colonia instaurada desde el mundo moderno, seguirá siendo lo que es, robándosele una vez más su propio futuro.
PD: las constantes emigraciones que usted alude a plagas y sequias, que las hubo, la verdad y no es menos cierto que las más drámaticas se han vivido "gracias" a la Casa de Contratación de Indias. Y los constantes bloqueos de libertad comercial que oprimian desde los intereses españoles a la burguesía Canaria.
Documéntese sobre el "Tributo de Sangre", gracias al cual para poder exportar canarias 1.000 toneladas de mercancía, tenía que enviar obligados a 50 familias canarias de 5 miembros. Gracias a lo cual se fundaron ciudades como San Antonio de Tejas, Montevideo, etc... Ya vé como a España los canarios no les debemos mucho... es más no les debemos NADA.
ahul.