Multitud de voces en Cantabria y todo el mundo contra la intervención en Siria

Paulu L. Redacción.
| 11.09.2013

Concentración galiciaLa posible, y hasta hace días, más que probable, intervención militar de Estados Unidos y sus aliados en Siria, ha despertado una oleada de protestas por todo el mundo. Voces de los movimientos sociales más diversos han señalado su oposición a la guerra y su apuesta por soluciones pacíficas y democráticas para el conflicto sirio.

Turquía, Jordania, Pakistán, Nicaragua, Ucrania, Francia, Grecia, Reino Unido, Galicia, Palestina, Venezuela y EE.UU son algunos de los países en que se han desarrollado protestas contra la intervención militar en Siria. Gobiernos de varios países del mundo se han posicionado, también, en contra de una posible intervención.

Protestas en todo el mundo

En Turquía han sido miles las personas que han recorrido las calles de Estambul en protesta por la intervención y la participación de su país en el conflicto, al ubicarse en territorio turco varias bases de la OTAN que serían utilizadas en un eventual ataque. Algunas de las protestas han derivado en incidentes y el bloqueo de la entrada del parque Gezi, un lugar señalado tras albergar las protestas del pasado mes de junio.

En Nicaragua, la convocatoria del Movimiento Social Nicaragüense 'Otro mundo es posible' (MSN), con el apoyo de la Federación Unitaria de Trabajadores de la Alimentación de Nicaragua (FUTATSCON), concentró a un centenar de personas frente a la embajada de Estados Unidos en Managua. En un comunicado señalaron que “ese otro mundo posible por el que luchamos no es el mundo de la guerra, ni de la muerte, sino el mundo de la solidaridad, la autodeterminación, la justicia y la paz”.

También Estados Unidos se han dejado ver marchas contra la guerra en diferentes puntos del país. En Washington D.C. varios centenares de personas se manifestaron frente a la Casa Blanca y el Capitolio tratando de evitar que el Senado estadounidense diera el visto bueno a la intervención militar, que se planteaba como inminente hasta la propuesta de Rusia en relación a la puesta bajo control internacional del armamento químico sirio.

América bolivariana: solidaridad con las víctimas de la guerra

Los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), se posicionaron recientemente en contra de cualquier tipo de intervención militar en Siria. El Consejo Político del ALBA acusó a Estados Unidos de querer “controlar la seguridad petrolera y lograr su expansión a mercados occidentales” utilizando como pretexto el supuesto uso de armas químicas por parte del gobierno sirio.

Asimismo, Rodolfo Sanz, Secretario Político de esta organización, anunció el envío de aviones con ayuda humanitaria destinada a los refugiados sirios que se encuentran en Líbano.

La comunidad siria en Venezuela ha realizado diversas manifestaciones en solidaridad con sus compatriotas y en contra de la intervención de Estados Unidos que, critican, es apoyada por el líder de la oposición, Henrique Capriles.

En Cantabria, voces tímidas contra la intervención

Pese a no haberse realizado movilizaciones hasta la fecha, varios movimientos sociales sí han señalado su oposición a la intervención militar en Siria. 

En un comunicado, la organización juvenil Regüelta ha mostrado su rechazo al “ataque liderado por los Estados Unidos” sobre el “territorio Sirio y Kurdo”. En el texto, señalan que la solución al conflicto en sirio pasa por la necesidad del pueblo trabajador sirio para decidir sin “injerencias externas”, la democratización y “el ejercicio del derecho de autodeterminación para el pueblo Kurdo”.

Por otra parte, Izquierda Anticapitalista de Cantabria también ha manifestado su “solidaridad con el pueblo sirio”. En su comunicado señalan que la naturaleza del conflicto sirio “ha cambiado” desde las primeras protestas populares contra el gobierno de Bashar Al-Assad hasta el conflicto actual, marcado por “la injerencia de las diferentes potencias regionales y mundiales”. Así, ha manifestado su apoyo a las “fuerzas de izquierda revolucionaria” que vinieron desarrollando protestas desde la primavera de 2011 y su condena tanto a la intervención militar extranjera como al régimen de Bashar Al-Assad. La propuesta de Izquierda Anticapitalista de Cantabria pasa por la “tregua”, la “mediación” y “el establecimiento de unas garantías mínimas para que los sirios y sirias puedan decidir qué modelo de sociedad quieren”.

Territorio: