Obama, la prensa de la colonia, y Raúl Castro

Ramón Pedregal Casanova (Rebelión.org)
| 13.12.2013

Ha muerto el inhumano Paul Aussaresses. Es muy posible que no hayan oído ese nombre nunca, y es muy posible que no supiesen de su existencia, aunque si han visto “La batalla de Argel” recordarán al militar que mandaba las torturas. Paul Aussaresses era el encargado de la represión del ejército francés en la guerra que llevó a cabo contra el pueblo argelino que luchaba por su independencia. Paul Aussaresses fue quien dio el nombre siniestro de “escuadrones de la muerte” a los grupos de asesinos que secuestraban, asaltaban y asesinaban a los militantes de la resistencia argelina; así sembraban el terror intentando contener el levantamiento popular. Usted sabe quién, cuándo, y dónde ha potenciado los llamados “escuadrones de la muerte”: se han repartido por todo el mundo antes y después de los golpes de estado financiados por el gobierno de Estados Unidos.

El representante del imperialismo más genocida que ha conocido la Historia, y el más cínico, es el heredero de las enseñanzas antihumanas de Paul Aussaresses; el torturador fuel el militar que contrató el gobierno de Estados Unidos para que enseñase las técnicas de tortura a sus militares en la escuela militar de Fort Braggs (Carolina del Norte), esa inhumanidad que el ejército imperial practica con la aprobación del gobierno Obama por el mundo, además de poner en marcha los “escuadrones de la muerte”.

Entre los mayores depredadores de la conciencia social encontramos estos días a buen número de periodistas que hablando, dibujando o escribiendo sobre el funeral de Mandela, además de olvidarse de Paul Aussaresses y el legado que ha recogido y practicado Obama, han defecado tanta mentira y tanta ignorancia que parece que siguen al pie de la letra los dictados de Goebels: repetir la mentira hasta que la gente crea que es verdad. Sobre el funeral de Mandela han elegido, como no, a Raúl Castro para evitar que el representante del antiimperialismo y amigo de los pueblos quede lo más lejos posible de quien lee. La emisora de radio Cadena Ser conectó con su enviada especial para que dijese que “la dictadura cubana se aprovecha del funeral”; en el periódico El Mundo el dibujo de Gallego y Rey muestra una corona con una cinta en la que pone “Los Castro no te olvidan” y la corona tiene grilletes a los lados, y así se suceden los insultos y falsificaciones históricas

La gente del pueblo debe saber que la Cuba revolucionaria fue la única que ayudó a los sudafricanos en la lucha contra el racismo y por su liberación.

La gente del pueblo debe saber que fue el gobierno de Estados Unidos el que apoyó el racismo manteniendo relaciones con el gobierno racista y alimentando la persecución y la guerra contra el Congreso Nacional Africano de Mandela, al que, por cierto, hasta el 2008 el gobierno de Estados Unidos le tenía en su lista de los mayores terroristas del mundo, para perseguir en cualquier parte.

Pero claro, qué se puede esperar de muchos de los que se pronuncian públicamente en un país como España en el que diariamente se conculcan los Derechos Humanos más básicos y miran con un sentido complaciente, ambiguo o no crítico hacia ese poder heredero del fascismo, cuando no están pagados por servicios secretos como la misma CIA, el Mosad, el CNI, o cualquier otro centro en el que sí saben quien era Paul Aussaresses.

El presidente que respalda las enseñanzas de Paul Aussaresses para que sus tropas las practiquen por el mundo, ese al que los periodistas en cantidad siguen, dijo: “Tolerad la disidencia en vuestros países”, refiriéndose a Raúl Castro y a Cuba. La desvergüenza no puede ser mayor cuando aún está en nuestros ojos y en nuestros oídos la persecución contra Snowden, contra el soldado que denunció los asesinatos de los militares estadounidenses en Iraq, contra quienes rebelaron las torturas de Abu Graib, contra Julian Assange, de Wiki Leaks, que vive confinado en la embajada de Ecuador en Londres, la persecución en todo el mundo a través de las escuchas telefónicas, fichaje de los correos electrónicos, la persecución y condena del hacker que se suicidó en Estados Unidos, y tantos otros casos de las mismas características. Obama, a pesar de tus periodistas, sabemos de tus persecuciones por todo el mundo a quien no aprueba tu conducta. Los palmeros que llevas esconden en momentos como este el bloqueo mundial que tienes establecido contra el pueblo cubano, condenado uno año tras otro por todos los países del mundo en Naciones Unidas, por todos no, solo está a favor tu gobierno el de Israel, qué casualidad, los sionazis que ofrecieron al gobierno racista de Sudafrica bombardear con bombas atómicas a la población sudafricana en lucha contra el racismo, esos palmeros que hablando de derechos humanos esconden el centro de tortura que sostienes en Guantánamo, siguiendo las enseñanzas de Paul Aussaresses, esconden tu financiación, desde los mismos presupuestos del gobierno que presides, a los grupos terroristas que atentan contra el pueblo cubano, habrá que recordar que a causa de ese terrorismo han muerto más de tres mil personas en Cuba y ha dejado miles de heridos, y aquí tu terrorismo es silenciado, se calla, ¿otro ejemplo?: el de los 5 antiterroristas cubanos que has encarcelado, mientras acoges a golpistas y asesinos venidos del mundo, esos son tus defensores, los mismos que esconden que en Cuba no se pasa hambre, como sí ocurre en Estados Unidos con millones de personas (hace poco informé sobre un libro titulado “Historia de la pobreza en EEUU”, Premio Michael Harrington de Ensayo, su autor es Stephen Pimpare, el artículo que escribí sobre el libro se titula “Estados Podridos. Causa y efecto”), en Cuba tiene acceso directo a la medicina, en Estados Unidos hay muchos millones de personas que no lo tienen, en Cuba la población tiene acceso a la enseñanza, en Estados Unidos… , y podríamos seguir añadiendo derechos que en Cuba se cumplen y en Estados Unidos se incumplen, y hemos dejado atrás la persecución a nivel mundial y también a nivel de Estados Unidos. ¿Elecciones?: la gente debe saber que en Cuba hay elecciones, que se eligen los candidatos que se presentan desde la base, que no son un negocio de las multinacionales, esa es la diferencia.

El día 9 de diciembre de este año 2013 el periódico El Mundo encabezaba su primera página con un texto de Alexander Pope en letra pequeñísima, la frase es de lo más significativa, y habla de su misma práctica (su director aseguró que su periódico no está para informar, está para decir lo que les conviene) las palabras de Pope visten a El Mundo y a todos los informadores periodísticos de la colonia en la que vivimos los españoles: “El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar 20 más para sostener la certeza de esta primera”. Y eso lo tienen muy en cuenta los seguidores de Goebels servidores de Obama.

Territorio: